Browsing articles in "Investigación"

Influencia de la microbioma nasal en la gravedad de los resfriados

Los investigadores han determinado que la composición microbiana de bacterias que viven dentro de la cavidad nasal, influye decisivamente en el tipo y la gravedad de los síntomas del resfriado que desarrolla.

Por ejemplo, una investigación mostró que las personas cuya cavidad nasal tiene mayoría de bacterias estafilococos, tenían síntomas nasales más graves que las personas al resto, muestra una nueva investigación. Eso es a pesar de que sus resfriados son causados ​​exactamente por la misma cepa de virus.

Los investigadores encontraron que existían seis tipos de microbiomas, según las bacterias que predominaban en esta parte del cuerpo en los voluntarios, por ello se dividieron a los participantes en seis patrones diferentes de microbiomas nasales. Los diferentes patrones se asociaron con diferencias en la gravedad de los síntomas. También se encontró que las composiciones se correlacionaban con la carga viral y la cantidad de virus del resfriado dentro del cuerpo.

El descubrimiento sorprendió incluso a los más experimentados investigadores en catarros que participaban en la investigación. «La primera sorpresa fue que se pueden identificar estas diferentes tipologías en los que la gente encaja, y luego el hecho de que las mismas parecen tener importancia en cómo se responde al virus. También en el grado de severidad de la enfermedad». Tal y como dijo el investigador Ronald B. Turner, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia. «Tubo efectos sobre la carga de virus y la cantidad de virus que se eliminó en las secreciones nasales. Por lo tanto, el microbioma de fondo, el patrón bacteriano de fondo en la nariz, influyó en la forma en que cada voluntario reaccionó al virus y en la severidad del proceso».

El papel de los microorganismos en la cavidad nasal

Los microorganismos que viven en la nariz no causan el resfriado. Éste en sí, evidentemente, es causado por el virus del resfriado. Los investigadores aún no pueden decir si son los microorganismos de la nariz, los realmente responsables de las diferencias en la gravedad de los síntomas, o si esto es debido a que exista alguna característica subyacente del huésped que lo haga propenso a tener estafilococos en la nariz y también lo haga más proclive a enfermarse. Esto es también muy probable, pero sería necesario realizar más investigaciones para determinarlo.

Lo que sí es seguro informamos es que se da esta asociación y esta correlación ya comentada, por lo que es muy posible que el hecho de que una mayor proporción de estafilococos en la nariz produzca más síntomas, pero que la causa última sea otra.

Por ejemplo, sus genes pueden ser responsables tanto de la composición de su microbioma nasal como de su reacción al virus del resfriado. O puede ser mucho más complicado que eso. «No sé si hay características ambientales que también lo influyen, ya sea que esté expuesto a la contaminación o sea alérgico o si alguna cantidad de cosas podría afectarlo», dijo Turner. «Pero sospecho que existe alguna interacción entre el huésped, el medio ambiente y el patógeno que determina con qué microbioma se acaba».

Los investigadores ensayaron con 152 microbiomas nasales de los participantes del estudio antes y después de transmitirles el virus del resfriado, descartando la posibilidad de que el virus o la enfermedad resultante estuviera alterando la composición del microbioma de manera significativa.

¿Podrían los probióticos acortar el resfriado?

Turner y sus colegas estaban interesados ​​en ver si administrar probióticos (bacterias beneficiosas) a las personas podría mejorar los síntomas del resfriado o afectar la composición de sus microbiomas nasales. ¿La respuesta?: No.

Para ello los investigadores dieron a los participantes del estudio un probiótico para beber. No solo no afectó a los microbiomas en sus cavidades nasales, tampoco tuvo un gran efecto en los microbiomas en sus estómagos. «Podemos detectar el probiótico en el intestino con mucha frecuencia. No en todo el mundo, pero con mucha frecuencia», dijo Turner. «Realmente no influyó significativamente en el patrón microbiómico del intestino”.

Es posible que la administración de un probiótico directamente en la nariz y a través de un aerosol, tenga más efecto. Pero Turner, que ha estado investigando los resfriados durante décadas, se muestra escéptico a que pudiera afectar significativamente.

Al final del estudio dejó en el aire una posible línea de investigación “Una de las cosas que sería interesante preguntar, y este sería un estudio completamente diferente, es, ¿qué pasa si le dan antibióticos? ¿Se puede cambiar la flora nasal dándoles antibióticos? ¿Y eso es bueno o es un ¿Algo malo? Esas son todas incógnitas. «

Los investigadores han publicado sus hallazgos en Scientific Reports.

Nasal microbiota clusters associate with inflammatory response, viral load, and symptom severity in experimental rhinovirus challenge. Scientific Reports, 2018; 8 (1) DOI: 10.1038/s41598-018-29793-w

Precaución con los enjuagues bucales con Clorhexidina

El primer estudio que ha analizado el efecto del enjuague bucal con clorhexidina en todo el microbioma oral descubrió que su uso aumenta significativamente la abundancia de bacterias productoras de lactato que reducen el pH de la saliva y pueden aumentar el riesgo de deterioro dental.

Un equipo dirigido por el Dr. Raúl Bescos de la Facultad de Salud de la Universidad de Plymouth dio un enjuague bucal con placebo a los sujetos durante siete días, seguido de siete días de enjuague bucal con clorhexidina.

Al final de cada período, los investigadores llevaron a cabo un análisis de la abundancia y diversidad de las bacterias en la boca, el microbioma oral, y midieron el pH, la capacidad de amortiguación de la saliva (la capacidad de neutralizar los ácidos en la boca) , concentraciones de lactato, glucosa, nitrato y nitrito.

La investigación, publicada en Scientific Reports, encontró que el uso del enjuague bucal con clorhexidina durante los siete días condujo a una mayor abundancia de especies dentro de las familias de Firmicutes y Proteobacterias, y menor de Bacteroidetes, TM7 y Fusobacterias. Este cambio se asoció con un aumento en la acidez, visto en un pH salival más bajo y capacidad de amortiguación.

En general, se encontró que la clorhexidina reduce la diversidad microbiana en la boca, aunque los autores advirtieron que se necesita más investigación para determinar si esta reducción en la diversidad aumenta el riesgo de enfermedad oral.

Una de las funciones principales de la saliva es mantener un pH neutro en la boca, ya que los niveles de acidez fluctúan como resultado de comer y beber. Si el pH de la saliva desciende demasiado, pueden producirse daños en los dientes y la mucosa, el tejido que rodea los dientes y el interior de la boca.

La investigación también confirmó los hallazgos de estudios previos que indican que la clorhexidina altera la capacidad de las bacterias orales para convertir el nitrato en nitrito, una molécula clave para reducir la presión arterial. Se encontraron concentraciones más bajas de saliva y nitrito en plasma sanguíneo después de usar enjuague bucal con clorhexidina, seguido de una tendencia de aumento de la presión arterial sistólica. Los hallazgos respaldaron investigaciones anteriores dirigidas por la Universidad que mostraron que el efecto del ejercicio para reducir la presión arterial se reduce significativamente cuando las personas se enjuagan la boca con enjuague bucal antibacteriano en lugar de agua.

El Dr. Bescos dijo: «Hay una sorprendente falta de conocimiento y literatura detrás del uso de estos productos. El enjuague bucal con clorhexidina se usa ampliamente, pero la investigación se ha limitado a su efecto en un pequeño número de bacterias relacionadas con enfermedades orales particulares, y la mayoría ha sido realizado in vitro.

«Creemos que este es el primer estudio que analiza el impacto del uso durante 7 días en todo el microbioma oral en humanos».

La Dra. Zoe Brookes y la Dra. Louise Belfield, Profesoras de la Facultad de Odontología de la Península de la Universidad de Plymouth, son coautoras del estudio.

El Dr. Belfield dijo: «Hemos subestimado significativamente la complejidad del microbioma oral y la importancia de las bacterias orales en el pasado. Tradicionalmente, la opinión ha sido que las bacterias son malas y causan enfermedades. Pero ahora sabemos que la mayoría de las bacterias: en la boca o en el intestino son esenciales para mantener la salud humana «.

El Dr. Brookes agregó: «Como médicos dentales, necesitamos más información sobre cómo los enjuagues bucales alteran el equilibrio de las bacterias de la boca, para poder prescribirlos correctamente. Este documento es un primer paso importante para lograrlo».

«Ante el reciente brote de COVID-19, muchos dentistas ahora usan clorhexidina como enjuague previo antes de realizar procedimientos dentales. Necesitamos urgentemente más información sobre cómo funciona en los virus».

  • University of Plymouth. (2020, March 24). Commonly used mouthwash could make saliva significantly more acidic, change microbes. ScienceDaily. Retrieved June 27, 2020
Ene 23, 2020

El uso de antioxidantes en pacientes con cáncer ¿es efectivo?

antioxidantes y cancer

Existe una gran polémica en torno al uso de antioxidantes en pacientes con cáncer. Los especialistas médicos no se ponen de acuerdo en cuanto a esta afirmación, situando a unos a su favor y a otros en contra. Nosotros vamos a ser lo más objetivos posibles porque se trata de un tema con el que no se puede frivolizar. Estos son los resultados de estudios recientes sobre el uso de antioxidantes para tratar el cáncer.

Qué son los antioxidantes y cuál es su papel

Los antioxidantes son unos compuestos químicos que neutralizan los radicales libres. Estos antioxidantes pueden ser endógenos, es decir, fabricados por el propio cuerpo. O exógenos, obtenidos del tipo de alimentación consumida con regularidad o derivados del consumo de suplementos alimenticios.

Hay que explicar que los radicales libres son sustancias que pueden perjudicar considerablemente nuestra salud. Por este motivo, su bloqueo se considera tan importante para la prevención de ciertas enfermedades como el cáncer. Esta teoría se basa en el principio del estrés oxidativo sobre el desarrollo de tumores. Un tema que sigue generando cierta controversia entre los especialistas médicos.

betacarotenos, antioxidantes y cancer

¿Pueden los antioxidantes frenar el cáncer?

Si nos basamos en datos estrictamente científicos el uso de antioxidantes podría llegar incluso a aumentar el riesgo de cáncer. Un estudio practicado sobre ratones concluyó que los antioxidantes aceleraban la progresión de los tumores pulmonares primarios. Sin embargo, no aclaró nada en torno al uso de antioxidantes y la progresión de otros tipos de cáncer.

Otros estudios de observación e incluso de controles y casos sobre si el uso de suplementos alimenticios antioxidantes reduce el riesgo de padecer cáncer en las personas, tampoco han arrojado mucha luz a este asunto. Los resultados obtenidos fueron mixtos y sin los sesgos que pueden llegar a influenciar los datos cosechados en estos estudios de observación.

En resumen, es importante ver con absoluta precaución la información obtenida tras cualquier estudio individual o hecho en animales. En este sentido, los especialistas confían más en los estudios aleatorizados cuyos sesgos limitantes son mucho menores que en los anteriormente citados. Hasta ahora, se han realizado pocas investigaciones de este tipo, cuyos resultados fueron una mayor incidencia sobre el cáncer de pulmón o ningún beneficio o perjuicio asociado al consumo de antioxidantes en pacientes con cáncer. La única evidencia obtenida a su favor fue en el uso de vitamina C y betacarotenos que logró reducir la incidencia del cáncer de piel en mujeres.

May 20, 2019

Restos arqueológicos demuestran la ausencia de cáncer en las culturas antiguas

ausencia de cáncer en las culturas antiguas

Muchos investigadores y arqueólogos se han encontrado con una misma evidencia. El 99% de los restos de fósiles y momias no presentan indicios de cáncer alguno en los tejidos analizados. Este hecho nos lleva a hacernos una pregunta: ¿Por qué el cáncer no estaba presente en las culturas antiguas? Todo parece indicar que la Revolución Industrial marcó un antes y un después en el inicio de esta enfermedad letal.

Causas del cáncer como enfermedad moderna

El médico, profesor y paleopatólogo, Michael Zimmerman y su colega, Rosalie David han sido los investigadores responsables de confirmar la evidencia de cáncer en las sociedades preindustriales. Sus estudios han concluido que el cáncer es una enfermedad moderna, con tan solo un 1% de presencia en todos sus fósiles y momias analizadas con alta tecnología digital.

Su conclusión no es otra que un importante aumento de los cánceres después de la Primera Revolución Industrial. Estas son las premisas que sustentan su teoría:

  • La contaminación, la radiación, los químicos y los metales pesados son elementos letales que no existían en las culturas antiguas.
  • El consumo de alimentos procesados es otra costumbre introducida por la modernización de las industrias. Antes de la Revolución Industrial no existían más alimentos que los que la naturaleza ponía a disposición del ser humano.
  • La falta de ejercicio también es consecuencia de una sociedad modernizada. La presencia de vehículos a motor ha reducido considerablemente la vida activa de la población.
  • Asimismo, los campos electromagnéticos, así como la radiación son responsables del aumento del riesgo de padecer cáncer. La exposición prolongada a señales wifi, microondas, teléfonos móviles, portátiles, etc. son causantes de la alteración de la función hormonal del cuerpo, así como de inflamaciones, alteraciones celulares, coagulación sanguínea, daños en el ADN, etc.

culturas antiguas y cáncer

  • Finalmente, la modernización de las industrias nos ha llevado a un alejamiento de la naturaleza. Las culturas antiguas estaban estrechamente ligadas a su entorno natural. Caminar descalzos o pasear desnudos tiene importantes beneficios para la salud. De hecho, se recomienda un mayor contacto con la naturaleza para mitigar los daños de la radiación y campos electromagnéticos. Por otro lado, las civilizaciones antiguas pasaban más horas expuestos a la luz solar. Esto les aseguraba buenas cantidades de vitamina D3. Y es que se ha llegado a relacionar los bajos niveles de esta vitamina con una mayor incidencia de cáncer en nuestra sociedad.

El concepto de medicina moderna apuesta por una vuelta a la forma de vida de nuestros antepasados para equilibrar la presencia de nuevas tecnologías con la salud.

Ago 1, 2018

4 Tejidos corporales que pueden regenerarse a través de la nutrición

tejidos corporales

Regeneración del sistema nervioso

Podemos encontrar un amplio abanico de compuestos naturales con efectos regeneradores del sistema nervioso.

Un estudio de 2010 publicado en la revista Rejuvenation Research descubrió que una combinación de arándano, té verde y carnosina tiene efectos regeneradores neuritógenos (es decir, promueve la regeneración neuronal) y de células madre en casos de enfermedades neurodegenerativas. Otras sustancias neuritógenas investigadas con resultados positivos son:

Curcumin

Apigenina (compuesto en vegetales como el apio)

Arándano

Ginseng

Ginkgo Biloba

Salvia roja

Resveratrol

Jalea real

L- Teanina (aminoácido sólo presente en el té verde)

Ashwaganda

Café (por la presencia del alcaloide trigonelina)

Hay otra clase de sustancias que sanan el sistema nervioso, conocidas como compuestos remielinizantes, que estimulan la reparación de la cubierta protectora alrededor del axón de las neuronas conocida como mielina, y que a menudo se daña en lesiones neurológicas y / o disfunciones, especialmente debido a enfermedades autoinmunes y vacunas. Algunas de las sustancias investigadas que han dado buenos resultados han sido:

Berberina

Ácidos grados poli insaturados EPA

Melatonina

L-Arginina

También se han realizado estudios que demuestran cómo la música, el enamoramiento o actividades como el tai chi logran estimular la neurogénesis, regeneración y / o reparación de neuronas, lo que indica que la medicina regenerativa no requiere la ingestión de nada; más bien, se puede emplear una amplia gama de acciones terapéuticas para mejorar también la salud y el bienestar.

Regeneración de células cardíacas

No hace mucho tiempo, se creía que el tejido cardíaco era incapaz de regenerarse. Un nuevo cuerpo de investigación experimental, pero en rápido crecimiento, ahora indica que esto simplemente no es cierto, y existe una clase de compuestos regeneradores del tejido cardíaco conocidos como sustancias neocardiogénicas . Las sustancias neocardiogénicas son capaces de estimular la formación de células progenitoras cardiacas que pueden diferenciarse en tejido sano del corazón e incluyen lo siguiente:

Resveratrol

Ginseng siberiano (Eleuthero)

Extracto de vino tinto

Geum Japonicum

N-acetil-cisteína

células hepáticas

Regeneración del hígado

Estudios realizados han demostrado que la glicirricina, un compuesto que se encuentra en el regaliz, estimula la regeneración de la masa y la función del hígado.

Otras sustancias estudiadas como regenerativas del hígado incluyen:

Carvacrol (un compuesto volátil en orégano)

Curcumin

Rooibos

Vitamina E

 

Regeneración del sistema hormonal

Existe compuestos conocidos como secretagogos, estos compuestos aumentan la capacidad de las glándulas endocrinas de secretar más hormonas, y hay sustancias que realmente regeneran hormonas que se han degradado.

Una de estas sustancias es la vitamina C, que gracias a su poder donante de electrones, consigue aportar los electrones que faltan para regenerar la función hormonal. Según estudios realizados consigue regenerar la forma y la función del estradiol (estrógeno, E2), la progesterona y la testosterona. La vitamina C puede representar un excelente complemento en un tratamiento de reemplazo hormonal.

May 2, 2018

6 beneficios demostrados del propóleo de abeja

propóleo de abeja

Las abejas producen propóleo recolectando resina de pino y otros árboles de hoja perenne. Mezclan la resina con copos de cera y polen y la llevan a la colmena. Allí usan esta mezcla para reparar agujeros, sellar grietas y construir paneles en la colmena.

Pero el propóleo hace más que todo esto. También actúa como una barrera antiséptica que protege la colmena de la contaminación y de invasores externos como ratones, serpientes y lagartos. De hecho, el nombre própolis proviene del griego que significa «defensa de la ciudad».

Las propiedades antimicrobianas del propóleo protegen la colmena de virus y bacterias. Los investigadores descubrieron que las abejas que viven en colmenas con propóleo tienen menos bacterias en el cuerpo y también un sistema inmune más fuerte.

El propóleo no solo beneficia a las abejas. Durante miles de años, los practicantes de medicina popular han usado el propóleo de abeja para tratar abscesos, curar heridas y combatir infecciones. De hecho, figuraba como un medicamento oficial en las farmacopeas de Londres del siglo XVII.

Los estudios modernos confirman una larga lista de beneficios para la salud que ofrece el propóleo. Existen más de 2.000 estudios sobre él. Estos son solo algunos de sus beneficios para la salud.

  1. Acción antimicrobiana

El propóleo tiene una amplia gama de propiedades antibacterianas  También tiene poderes antifúngicos y antivirales.  En los niños, se ha descubierto que el propóleo:

  • Previene las infecciones del tracto respiratorio
  • Remedia los síntomas del resfriado común
  • Previene las infecciones del oído medio

 

propóleo

  1. Cura quemaduras

El propóleo puede promover la curación de quemaduras menores. Los investigadores compararon una crema para la piel con propóleo y con sulfadiazina de plata, un medicamento utilizado para tratar quemaduras. Los resultados del estudio mostraron que el propóleo era tan efectivo como el medicamento en el tratamiento de quemaduras de segundo grado.

  1. Previene caries dentales

Los médicos griegos y romanos usaron propóleo como desinfectante bucal. Los estudios modernos muestran que puede ser eficaz en el tratamiento de la periodontitis y la gingivitis.

Muchos estudios también han comprobado que los extractos de propóleo de abeja limitan la placa bacteriana y reducen la caries dental.

Otros estudios muestran que incluso puede ayudar a regenerar la pulpa dental,  así como el tejido óseo, y el cartílago.

  1. Trata los parásitos

Las pruebas preliminares muestran que el propóleo puede eliminar los parásitos. En un estudio, las personas que tomaron propóleo tuvieron una tasa de éxito del 52 al 60% eliminando la giardiasis.

Para comprobar la existencia de bacterias, virus o parásitos, puedes realizar el test de tipos de infecciones, posteriormente testar si el propóleo podría ser el tratamiento adecuado.

  1. Eliminación de verrugas

En un ensayo simple, ciego, aleatorizado, de 3 meses, 135 pacientes con diferentes tipos de verrugas recibieron propóleo oral, equinácea o un placebo. Los pacientes con verrugas comunes lograron una tasa de curación de 75% y 73%, respectivamente. Los resultados fueron significativamente mejores que los asociados con la equinácea o el placebo.

  1. Ayuda contra el cáncer de:
  • Cerebro
  • Páncreas
  • Cabeza y cuello
  • Riñón y vejiga
  • Piel
  • Próstata
  • Pecho
  • Colon
  • Hígado
  • Sangre

 

El propóleo  es asombrosamente complejo y contiene hasta 300 componentes activos. Se descubrió que estos componentes ayudan en el tratamiento del cáncer de varias formas, entre ellas:

  • Prevenir el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos para alimentar las células cancerosas
  • Prevenir la diseminación o metástasis del cáncer de un órgano a otro
  • Detener la división de células cancerígenas
  • Inducir apoptosis o muerte celular programada

Además, se descubrió que el propóleo mitiga los efectos secundarios o la toxicidad de los medicamentos de quimioterapia utilizados en el tratamiento del cáncer.

 

 

Mar 5, 2018

Relación entre el azúcar y la inflamación

Relación entre el azúcar y la inflamación

La inflamación es parte del proceso de curación natural del cuerpo. Durante una lesión o infección, el cuerpo libera sustancias químicas para ayudar a protegerlo y luchar contra los organismos dañinos. Esto puede causar enrojecimiento, calor e hinchazón.

Sin embargo, algunos alimentos, como el azúcar, también pueden causar inflamación, es decir, nuestro cuerpo reacciona de forma similar a cómo reacciona ante una lesión o infección.

Los estudios realizados al respecto demuestran que abusar de alimentos ricos en azucares simples o refinados puede causar inflamación crónica de bajo grado y con el tiempo, dar lugar a problemas de salud graves, como enfermedades cardíacas, músculo-esqueléticas, autoinmunes, diabetes, alergias y cáncer.

En 2014, se realizó un estudio para comparar los efectos de la fructosa y la glucosa en la inflamación. Los sujetos del estudio solo recibieron una dosis única de 50 g de fructosa. Esta dosis única de fructosa produjo niveles significativamente más altos del marcador inflamatorio de la proteína C reactiva (CRP).
El aumento en la inflamación fue evidente tan sólo 30 minutos después de consumir la fructosa, y esos niveles aún se elevaron más, dos horas después. (50 gramos de fructosa equivaldrían aproximadamente a dos latas de refresco).

La proteína C-reactiva (CRP) es una sustancia producida por el hígado en respuesta a la inflamación.  Un alto nivel de CRP en la sangre es un marcador de inflamación. Puede ser causado por una amplia variedad de afecciones, desde infección hasta cáncer.

Cuando el nivel de azúcar en la sangre aumenta rápidamente, el azúcar se adhiere al colágeno en un proceso llamado «glicosilación», que provoca una respuesta inflamatoria en el cuerpo.

La proteína C-reactiva (CRP) no se encuentra en los alimentos. Sin embargo, sus niveles se ven fuertemente influenciados por la dieta.

Diversos estudios que también contemplan los niveles de CRP,  muestran una relación entre el alto consumo de azúcar y una variedad de dolencias de tipo músculo-esquelético, donde a parte de la artritis se incluye también la fibromialgia.
Es el caso de un estudio reciente realizado en la Escuela de Medicina de Harvard, en el cual se encontró que las mujeres que comían grandes cantidades de carbohidratos con alto índice glucémico, tenían niveles muy altos de CRP.

El cuerpo produce CRP a partir de la interleucina-6 (IL-6), un poderoso químico inflamatorio.
IL-6 es una molécula clave de comunicación celular, encargada de dar el aviso al sistema inmune para que entre en acción, liberando CRP y muchas otras sustancias que causan inflamación.

El sobrepeso también aumenta la inflamación debido a que las células adiposas, particularmente las que están alrededor de la zona del abdomen, producen grandes cantidades de IL-6 y CRP.
A medida que aumentan los niveles de azúcar en sangre, también lo hacen los de IL-6 y  CRP.

inflamación

¿Cómo el azúcar acaba provocando la inflamación?

  • Por exceso de producción de AGEs:
    Los AGEs son los productos finales del proceso de glicación avanzada. La glicación proviene de la palabra Glucosa y es el resultado de la reacción del organismo ante los azúcares que consumimos en los alimentos.
    Demasiados AGEs conducen al estrés oxidativo y a la inflamación.
  • Por aumento de la permeabilidad intestinal:
    Las bacterias, las toxinas y las partículas de alimentos no digeridos pueden salir más fácilmente del intestino y llegar al torrente sanguíneo, lo que puede conducir a la inflamación.
  • Por exceso de colesterol LDL «malo»:
    El exceso de colesterol LDL se ha asociado con mayores niveles de proteína C reactiva (CRP).
  • Aumento de peso:
    Una dieta rica en azúcares añadidos y carbohidratos refinados puede conducir al aumento de peso. El exceso de grasa corporal se ha relacionado con la inflamación, en parte debido a la resistencia a la insulina.

Es importante recordar que es poco probable que la inflamación sea causada solo por el azúcar. Otros factores como el estrés, la medicación, el tabaquismo y el exceso de ingesta de grasas también pueden provocar inflamación.

Para testar con kinesiología los niveles de CRP, los de  IL-6 así como de otras sustancias que intervienen en el proceso de inflamación del cuerpo, puedes hacer uso del kit de testaje de inflamaciones.

 

Jun 30, 2017

Las bacterias intestinales influyen en nuestras preferencias alimentarias

las bacterias intestinales

En los últimos años, se están haciendo nuevos descubrimientos acerca de la importancia de establecer y mantener la flora intestinal adecuada. Se va descubriendo cómo un desequilibrio puede ser una causa subyacente de todo, desde el cáncer y las enfermedades del corazón al estado de ánimo y ansiedad.

Nuestros cuerpos están cubiertos de estos microorganismos. El número de bacterias que viven justo dentro del cuerpo humano supera las células humanas de 10 a 1 . Y ahora parece que estas bacterias pueden en realidad manipular nuestras decisiones acerca de lo que comemos y bebemos.

Tenemos una comunidad muy diversa de microorganismos en el intestino. Todos ellos tienen un objetivo principal: la supervivencia (de ellos, no necesariamente la nuestra). Las diferentes especies prefieren diferentes nutrientes. A algunas les gusta el azúcar, otras prefieren la grasa y otras los vegetales.

Ahora, los investigadores han demostrado que las bacterias del intestino manipulan nuestro comportamiento y nuestro estado de ánimo, alterando químicamente las señales nerviosas que el cerebro utiliza para monitorear la actividad en el intestino.

Al liberar ciertas sustancias químicas, pueden cambiar los receptores gustativos, inducir a la ansiedad y hacernos preferir un alimento sobre otro.

Los investigadores están comenzando a ver cómo estas bacterias pueden liberar toxinas para hacernos sentir mal cuando consumimos algo no a su gusto, y luego  “recompensarnos” mediante la producción de sustancias químicas que nos hacen sentir bien cuando tomamos las decisiones “correctas”.

preferencias alimentarias

Si son las bacterias beneficiosas, no hay problema. Sin embargo, si son las bacterias malas las que tienen el control del intestino, la batalla entre las especies por la comida puede generar algunos cambios indeseables en nuestro organismo.
Sus intereses en su alimentación no siempre están alineados con nuestro plan de dieta, y a menudo lo notamos en la forma de sentir y actuar. Podemos experimentar trastornos del estado de ánimo y ansiedad o  perder nuestra capacidad para controlar las fluctuaciones de azúcar en sangre.
Al influir en nuestros deseos y estados de ánimo por tal de satisfacer sus propias necesidades, las bacterias intestinales son una causa subyacente de la obesidad y de las enfermedades del corazón, dos de las enfermedades más comunes que afectan a nuestra sociedad.

Las bacterias intestinales viven en su propio micro-ambiente dentro de nuestro tracto digestivo y tienen comunicación directa con nuestros sistemas inmunológico, nervioso y endocrino. Con el tiempo, rápidamente averiguan exactamente qué señales químicas les proporcionará la mayor cantidad de alimentos que necesitan para sobrevivir y prosperar.

Con la ayuda del Kit de testaje básico podemos comprobar si nos falta o nos sobra algún tipo de bacterias intestinales.

 

 

Analía Iglesias

analia@sibuscas.com

La importancia del sol en la salud cerebral

La vitamina D está relacionada con la salud cerebral esto se ha comprobado en un reciente estudio publicado en la revista neurology que ha analizado si la bajada de vitamina D influye en las perdidas cognitivas. Este se ha estudiado a través de un equipo de investigadores de la Universidad italiana de Padua que hizo un seguimiento de casi 2000 personas mayores durante cuatro años y medio y en donde se utilizaron pruebas de velocidad de reacción mental y de memoria.

Para lo cual se midieron ciertos niveles de distintas sustancias relacionadas con la vitamina D en el suero y que posteriormente se relacionaron con el rendimiento en las citadas pruebas cognitivas. En dichas pruebas se utilizaron métodos que controlaban que dicha relación no estuviera influenciada por otros factores, como el estado de salud general o el rendimiento físico.

Los resultados revelaron lo siguiente:

  • Factores cognitivos: Las personas con deficiencia de vitamina D en sangre tenía mayor susceptibilidad a desarrollar deterioro cognitivo que las personas con niveles suficientes (a partir de 75 nmol/l)
  • Factores predictivos: En personas mayores sanas, con unos niveles menores a 75 nmol/l. de vitamina D, predecían una disfunción cognitiva global a medio plazo 4,4 años.

Estos datos apoyan resultados de otros estudios en modelos animales, que demuestran que la deficiencia de vitamina D provoca cambios en la expresión de genes en el hipocampo, una región del cerebro crucial en procesos de memoria y muy afectada en la enfermedad de Alzheimer.

En España se observan niveles insuficientes incluso muy deficientes de esta vitamina a pesar del gran número de horas con sol que tenemos. Los nuevos descubrimientos dan nuevos motivos para promover el mantenimiento de niveles adecuados a través de una exposición habitual y saludable al sol, el consumo de alimentos ricos en vitamina D, y si es necesario con complementos vitamínicos, esto podremos comprobarlo viendo la necesidad de vitamina D con un kit de vitaminas.

Angel Salazar

Kinepharma

 

Alimentación y sistema inmunitario

Cada comida desencadena inflamación. Cuando comemos, no sólo tomamos nutrientes también consumimos una cantidad significativa de bacterias. El cuerpo se enfrenta con el reto de la asimilación de la glucosa ingerida a la vez que con la lucha contra estas bacterias. Esto desencadena una respuesta inflamatoria que activa el sistema inmunológico de individuos sanos y tiene un efecto protector, como los médicos de la Universidad y el Hospital Universitario de Basilea han demostrado por primera vez. En personas con sobrepeso, sin embargo, esta respuesta inflamatoria falla tan dramáticamente que puede conducir a la diabetes.

Es bien sabido que la diabetes tipo 2 (o diabetes de adultos) conduce a la inflamación crónica con una serie de impactos negativos. Una serie de estudios clínicos han tratado la diabetes eliminando la sobreproducción de una sustancia implicada en este proceso, la interleuquina-1beta (IL-1beta). En pacientes diabéticos, esta sustancia mensajera desencadena inflamación crónica y hace que las células beta productoras de insulina mueran.

Activación del sistema inmunitario

Sin embargo, esta inflamación tiene algunos aspectos positivos, como se informó recientemente en la revista Nature Immunology por investigadores del Departamento de Biomedicina de la Universidad y del Hospital Universitario de Basilea. En individuos sanos, las respuestas inflamatorias a corto plazo desempeñan un papel importante en la absorción de azúcar y la activación del sistema inmunológico.

En su trabajo, el profesor Marc Donath, Jefe del Departamento de Endocrinología, Diabetes de dicho hospital y su equipo de investigación, demuestran que el número de macrófagos (un tipo de célula inmune) alrededor de los intestinos aumenta durante las comidas. Estas denominadas células «limpiadoras» producen la sustancia mensajera IL-1beta en cantidades variables, dependiendo de la concentración de glucosa en la sangre. Esto, a su vez, estimula la producción de insulina en las células beta pancreáticas y esta provoca entonces que los macrófagos aumenten la producción de IL-1beta. La insulina y la IL-1beta trabajan juntas para regular los niveles de azúcar en la sangre, mientras que la sustancia mensajera IL-1beta garantiza que el sistema inmunitario tenga el aporte necesario de glucosa y, por tanto, permanezca activo.

Bacterias y nutrientes

Según los investigadores, este mecanismo del metabolismo y del sistema inmunológico depende de las bacterias y nutrientes que se ingieren durante las comidas. Con nutrientes suficientes, el sistema inmunológico es capaz de combatir adecuadamente las bacterias nuevas. Por el contrario, cuando hay una falta de nutrientes, las pocas calorías restantes deben conservarse para funciones importantes de la vida a expensas de una respuesta inmune. Esto puede ir de algún modo a explicar por qué las enfermedades infecciosas ocurren con más frecuencia en sociedades con carencia de alimentos.

Angel Salazar

Kinepharma

Páginas:12»
  • Español
  • Francés
  • Italiano
  • Portugués, Portugal