Las Sales de Schüssler en Kinesiología

El médico alemán Wilhem Schüssler (1921-1898), en el siglo XIX, estableció un método para curar determinadas enfermedades mediante dosis infinitesimales de minerales y oligoelementos. Para ello, antes había comprobado como en los tejidos y órganos humanos predominaban determinadas sales minerales. Estás podían ser utilizadas como medicamento en caso de una enfermedad de ese órgano o tejido.

Estableció una serie de premisas en relación a estas sales:

  • La carencia de una sal mineral en el cuerpo puede ser la causa última de una enfermedad.
  • Los minerales y oligoelementos tienen una importancia crucial para el correcto funcionamiento del metabolismo humano, y con ello para un correcto metabolismo celular, renovación celular y un buen funcionamiento orgánico.
  • Las principales sales son 12 y es en las que Schüssler estableció su terapia, cada uno de los cuales contiene una sal orgánica reducida a un tamaño casi infinitesimal, que facilitan la circulación y asimilación de las sales minerales en las células y los tejidos.

Las sales de Schüssler desbloquean la absorción de minerales y oligoelementos en las personas con falta crónica de los mismos, a pesar de seguir un tratamiento. Presentas las siguientes propiedades:

  • Nº 1. Calcarea Fluórica: Indicada para el tejido conjuntivo y los problemas de piel, uñas y huesos.
  • Nº 2 .Calcarea Phosphorica: Estabiliza la función celular y refuerza la curación y el crecimiento.
  • Nº 3. Ferrum Phosphoricum: Indicado en inflamaciones y lesiones, primera fase la inflamación (catarro mucoso seco), tonificante general, anemia y trastornos con molestias reumáticas.
  • Nº 4. Kalium Muriaticum: Remedio para las mucosas y segunda fase de la inflamación, como amigdalitis, pleuritis, parotiditis, resfriado con obstrucción nasal, laringitis etc.
  • Nº 5. Kalium Phosphoricum: Refuerza músculos y nervios, remedio principal para la organización celular impide la degeneración celular y la atrofia.
  • Nº 6. Kalium Sulphuricum: En inflamaciones crónicas y enfermedades cutáneas, estimula procesos de eliminación y depuración; catarros purulentos  crónicos.
  • Nº 7. Magnesia Phosphorica: Para dolores y espasmos, remedio fundamental del sistema nervioso.
  • Nº 8. Natrum Muriaticum: Regula el metabolismo hídrico y el equilibrio acido base extracelular.
  • Nº 9. Natrum Phosphoricum: Normaliza el metabolismo. Disminuye la inflamación y aumenta las eliminaciones metabólicas.
  • Nº 10. Natrum Sulphuricum: Estimula la eliminación y detoxificación es un estimulante metabólico y depurante, activador digestivo.
  • Nº 11. Silicea: Actúa sobre el tejido conjuntivo y aumenta la resistencia general del organismo, fortalece tendones, cartílagos y huesos.
  • Nº 12. Calcarea Sulphurica: Permite el flujo de pus, aumenta la capacidad de eliminación; supuraciones crónicas, promueve la coagulación de la sangre y realiza una acción de purificación de las membranas mucosas.

Testaje y  posología

El testaje se puede realizar con un kit de testaje de sales de Schüssler o uno de sales de Schüssler ampliado, estos disponen de una ampolla con las 12 sales que te indicará la necesidad de al menos una de ellas.

Puede ocurrir que la necesidad de este tipo de tratamiento sea como consecuencia de un problema de ionización, esto lo comprobamos viendo si la persona se toca con el dorso de la mano en la frente y hay cambio de información es problema de iones positivos y el paciente necesita tomar calcio y realizar inspiraciones por la fosa nasal derecha y expiraciones por la izquierda. Si por el contrario se toca la frente con la palma de la mano y hay cambio es un problema de iones negativos y necesita potasio y realizar los ejercicios de respiración contrarios a lo referido en el caso anterior.

En estos casos yo recomiendo mirar las sales de Shüssler ya que hay tres de calcio (Calcium) y tres de potasio (Kalium), una vez determinado el producto solo queda determinar las dosis que por lo general serán:

En dolencias crónicas:

  • En bebés, según la intensidad de los síntomas, 1 comprimido, disuelto con agua para formar una pasta que se aplicará en los labios, 1 o 2 veces al día.
  • En niños de entre 2 a 8 años, 1 comprimido 2 ó 3 veces al día hasta mejoría.
  • En adolescentes y Adultos: 2 comprimidos 3 veces al día hasta mejoría.

Cuando tenemos que combinar diferentes sales, como pasa con las “curas de Schüssler” tomaremos 1 sal por la mañana, 1 a medio día y 1 por la tarde-noche.

En dolencias agudas:

Ccomo náuseas o el inicio de una faringitis es importante que se tomen los comprimidos con frecuencia, inicialmente. Esto quiere decir un comprimido cada 5 minutos. Este método tiene éxito rápidamente, sobre todo si empezamos a tomar los comprimidos con los primeros síntomas. Cuando los síntomas empiecen a debilitarse debemos reducir la dosis a cada hora o 2 horas y finalmente 1 comprimido 3 veces al día.

Tomaremos media hora antes de las comidas o una hora después y hay que disolverlos lentamente en la boca, sin ningún líquido, para que la sustancia pueda ser asimilada por la mucosa bucal y llegue lo antes posible a la sangre, evitando el tránsito intestinal.

Ángel Salazar (angelsalamag@gmail.com)

Kinepharma

3 Comments

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español