Browsing articles from "enero, 2013"

Como tratar los Focos

En primer lugar debemos saber que es un foco. Entendemos que es una fuente de problemas, generado por un proceso patológico infección, inflamación, cicatriz, un traumatismo etc, difícil de localizar y que aunque no da casi síntomas si los causa a distancia. Suele haber varios focos pero siempre hay uno dominante, normalmente al eliminarlo los otros remiten.

Este foco genera estímulos continuos de baja intensidad, pero que sobrecargan nuestro sistema inmune y nuestros órganos, lo que los hace peligrosos no es su intensidad sino más bien su constancia en el tiempo. Es indispensable cortarlos cuanto antes para mejorar nuestra salud.

Su origen no está claro según algún autor como E. Adler sitúa su causa en un desequilibrio de PH acompañado por problemas de caries dentales, otros como G. Knolle o H. Clark lo atribuyen a la acción conjunta de los microorganismos y las toxinas (la toxina abre la puerta al microorganismo para entrar en un órgano o zona del cuerpo).

Que ocurre cuando tenemos un foco, normalmente hay un gasto energético excesivo por parte de nuestro organismo que empieza manifestándose por una respuesta exagerada a cualquier tipo de estímulo, lo que conlleva un gasto energético desproporcionado. Si esto continua el cuerpo puede llegar a perder la capacidad de adaptarse a nuevos estímulos y por tanto su capacidad de aprendizaje.

Cuando padecemos este problema, lo normal es que las enfermedades y los procesos que intervienen en ella se encuentren alterados por lo que queda difusa la información de la misma al cambiar sus signos externos pudiéndonos llevar a su no identificación.

Donde se suelen encontrar los focos

Muelas y dientes especialmente en empastes y caries, amígdalas, senos paranasales, cicatrices glándulas hormonales, apéndice, cabeza en general, vesícula biliar, intestinos, vértebras pero también en cualquier articulación.

Según Alfred Pischinger y su estudio de “El sistema básico” que es el portador de las funciones inespecíficas de defen­sa: en cualquier parte donde exista el sistema de regulación básica y puedan formarse circuitos cerrados responsables de sobrecargas en las funciones.

Para detectar un foco seguiremos el protocolo normal de nuestro testaje kinesiológico y se detectará normalmente por medio de la ampolla de foco, o foco prioritario, también por la ampolla de cicatriz o la de foco maxilar. No obstante habremos observado ya aspectos extraños en el paciente como el hecho de que la enfermedad y sus síntomas no coinciden, no parecen tener una lógica coherente. El paciente repetirá síntomas en una misma zona como por ejemplo la garganta o espalda baja.

Además de nuestro testaje se pueden utilizar otras técnicas como la de biofeedback o mediciones bioeléctricas de la zona por biorresonancia, o la electroacupuntura de Voll.

Que pueden ocasionar los focos

En primer lugar si esto no se corrige a tiempo, se producirá un desequilibrio general de los sistemas de regulación biológica del paciente afectando a su sistema inmune. El paciente estará alterado, nervioso, deprimido. Podrá tener además alergias, problemas sexuales. Esto lo notaremos además por bloqueos o segmentaciones en nuestra terapia kinesiológica Algunos órganos o zonas del cuerpo pueden presentar estos problemas en el intento del cuerpo de minimizar su impacto.

Los principales problemas surgen a nivel cardiovascular, pulmonar, digestivo, neurológico, ocular, renal, reumático y cutáneo, pudiéndose generar cualquier enfermedad a partir de un foco y además puede cronificarse.

Testaje

Ya hemos comentado anteriormente que se testaría con la ampolla de focos que es la Causticum a la 400 DH. Si da AR se comprueba con el mudra de prioridad y si lo es, ver tratamiento. Para ello tenemos que saber dónde está el foco y lo haremos mediante los preparados homeopáticos, ampollas de foco maxilar y cicatriz o mediante Terapia de localización (TL).

Se puede localizar y testar con Nosodes, también con Endosan (usado en quimioterapia) sobre la piel nos dará AR y podemos localizar el foco. Al palpar la zona comprobaremos en que zona la piel pierde su elasticidad y su textura haciéndose menos suave.

Para no equivocarnos también se puede hacer lo siguiente: si la zona nos da AR al hacer TL y el mudra del foco corrige ese AR o la ampolla correspondiente, es foco.

Tratamiento

Habrá que limpiar la zona, y a continuación tratamos el sistema inmunológico al estar inmunodeprimido por el foco. También hay que tener en cuenta la falta de minerales y vitaminas.

Un tratamiento que suele ir bien es la aromaterapia, siendo los aromas más importantes: clavo, tomillo, orégano, canela (fundamental si hay cándida, E. coli, neumococos o estreptococos. Testarlo para saber cuál de ellos es el más adecuado.

En otro artículo veremos cuáles son los focos más frecuentes y las formas más aconsejables de tratarlos, lo que queda claro hasta aquí es que es fundamental localizar cuanto antes un foco y esto lo haremos prioritariamente con nuestro Kit Básico Ampliado.

Ángel Salazar

Kinepharma

Curso energias sutiles

 

 

Desde Kinepharma queremos recordar a todos los kinesiólogos y terapeutas interesados, que el próximo seminario de energías sutiles está muy cerca. Como ya sabeis, este seminario tratará sobre energías sutiles, sobre los campos energéticos del hombre y sobre sus alteraciones. En él veremos como compensar los desequilibrios de estos cuerpos sutiles causados por inumerables motivos, accidentes, herencia, enfermedades, alteraciones emocionales y otros más delicados aún.

Por ello deseamos invitar nuevamente a todos los que se sientan motivados a seguir aprendiendo y profundizando, para que asistan. Os recuerdo que será en fin de semana del 23 y 24 de Febrero, Sábado todo el día y Domingo en horario de mañana y que lo impartirá el kinesiólogo menorquin D. Jordi Barrabia, que habitualmente da clases en Vipassana, importante centro de terapias naturales de Barcelona. Podeis encontrar el temario en el siguiente link: Contenido del curso.

Angel Salazar

Kinepharma.

 

Protocolo de eliminación de amalgamas dentales

Como hemos visto en anteriores artículos, el problema de intoxicación por metales pesados cada vez es más relevante en nuestra sociedad. La práctica odontológica tardó en entender el enorme riesgo que suponía la utilización de las amalgamas de mercurio-plata y siguió utilizándolas aún cuando había numerosas evidencias de que el daño que generaban era tremendo. Su composición utilizada en la mayoría de los empastes de hace tan solo 10 años estaba formada por un 50% de Mercurio (Hg) y otros metales como plata, cobre, zinc y estaño.

Este material, que aún se permite en nuestro país, se venía usando desde hace más de 150 años por ser un material durable y barato, y aunque a lo largo de la historia este compuesto ha sido acusado tres veces de provocar enormes perjuicios a la salud.  Ya desde 1830 fue denunciado este producto sin éxito, nuevamente en 1920 (en 1926 el Dr. Alfred Stock renombrado químico alemán describió como las amalgamas metálicas, habían destruido su vida y lo que mejoró su salud al serle retiradas) y la tercera ocasión en 1978 en Suecia, en donde se acabaron prohibiendo en 1997 y que originó un movimiento que continúa hasta nuestros días, con  gran información, más exacta y científica y en donde se describe con todo lujo de detalles la toxicidad de dicho material. Se sabe que el mercurio se desprende de la amalgama y que desprende en torno a 34 microgramos al día, mucho del cual es absorbido por la persona portadora.

El mercurio que se  evapora a tan solo 20º C, reacciona  químicamente con la saliva, con los alimentos y los ácidos provocando una mayor absorción en el organismo. Pero lo más interesante es saber que la mayor parte del mercurio es absorbido por la incorrecta colocación y retirada de las amalgamas. Esto, ¿qué quiere decir?, que alguien que ya no tiene este material en la boca, puede estar contaminado al no haber seguido un adecuado protocolo de retirada de los mismos.

Recordemos que el mercurio se absorbe por debajo de la lengua (justo donde mayor absorción se da), por la parte interna de las mejillas y por los pulmones, por lo que la asimilación es rápida. Desde aquí, a través del torrente sanguíneo, el mercurio pasa a cualquier célula del cuerpo, donde dañará y destruirá otros tejidos, en especial al sistema nervioso, siendo capaz de penetrar en las células modificando y destruyendo su estructura, y la de su ADN.

Protocolo

Desde la práctica kinesiológica, sabemos que para que esto no se produzca, deberemos emplear un protocolo que evite una mayor absorción de estos peligrosos tóxicos.

  • Lo primero que debemos hacer antes de cualquier actuación es la de identificar cual de las piezas dentales nos está causando mayor problema, para ello cogeremos un palillo de dientes y lo frotamos en la pieza dental que tenga amalgama y se lo ponemos en la lengua al paciente y testamos, si da AR esa es la pieza que le está dando problemas (suele ser la más brillante). También podemos presionarla, si hay AR hay capilares cerca de la muela y por tanto está dará más problemas. Deberemos quitar una única pieza dental en cada extracción, seleccionando por testaje kinesiológico, como hemos explicado la que más daño nos esté causando.
  • Una vez decidida la sustitución de este material por otro inerte, deberemos seleccionar un dentista adecuado, que esté concienciado con este problema, él sabrá que los trozos en  que se deberán  partir las amalgamas preferentemente deberán ser grandes y fácilmente extraíbles, utilizando a ser posible instrumental a bajas revoluciones, lo que causará menor fragmentación de los restos de amalgama.
  • Deberemos, apartir de ese momento hasta la hora de realizar la extracción y sustitución por otro material, elevar nuestra inmunidad y adoptar todas las medidas posibles que disminuyas la toxicidad de nuestro organismo y permita a nuestros órganos emuntorios hacer su labor con mayor facilidad, por ejemplo una limpieza de hígado y riñón, la utilización de drenadores que limpien nuestro organismo de toxinas, tomar alimentos que faciliten nuestra desintoxicación. Esto hará que nuestro cuerpo tenga mucha mayor capacidad de lucha llegado el momento. También será bueno el complementar nuestra dieta con minerales, antioxidantes y oligoelementos. Este periodo nunca será menor a dos meses.
  • El día anterior sería bueno tomar 7-8 pastillas de clorella, así como el día de la intervención y el día siguiente.
  • El día de la intervención y antes de ella, comprobaremos que nuestro estado inmune es el adecuado. Si lo es, aparte de la toma de la clorella descrita en el punto anterior, se podrá tomar otras 7-8 pastillas y escupirlas, enjuagándonos la boca con selenio. Deberemos solicitar al dentista el utilizar mascarilla en nariz y ojos.
  • Al quitarnos las piezas deberemos tomar cilantro en tintura madre debajo de la lengua (4 gotas). Esto sería conveniente realizarlo durante una semana entera después de la extracción.

Testaje

Sería bueno testar metales pesados con la ampolla Mercurio subilis 30DH que vendrá o bien en un testaje básico o bien en un testaje de toxinas. Esto nos permitirá certificar la correcta aplicación de nuestro protocolo.

No obstante y por seguridad se debería realizar una terapia nuevamente de desintoxicación y eliminación, para facilitar la salida de restos de toxicidad por pequeña que sea.

Ángel Salazar

Kinepharma.

¿Qué es la fatiga adrenal?

Una de las funciones de las glándulas adrenales es la de producir la hormona cortisol. La fatiga adrenal es la reducción de los niveles normales de cortisol debido a un estrés prolongado, que induce eventualmente a que se sobrepase la capacidad normal de estas glándulas para responder. Los síntomas más comunes de este problema son los siguientes:

  • Cansancio por la mañana y dificultad para levantarse de la cama.
  • Dificultad para concentrarse
  • Dificultad en la toma de decisiones
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Sentimiento de que la situación nos sobrepasa
  • Síntomas de azúcar baja que incluye mareos y debilidad.

Muchas personas que padecen este problema, tienen un historial de problemas de estrés y aunque hasta ahora lo habían podido manejar, en este punto ya por más tiempo no lo consiguen y están desbordados. Notan una fatiga que antes no tenían y una incapacidad de manejar nuevas situaciones de estrés. Muchos de ellos se culpan erróneamente a sí mismos pensando que se están volviendo perezosos o simplemente piensan que están deprimidos. No se dan cuenta que lo que realmente les pasa es que tienen fatiga adrenal que no es lo mismo que la enfermedad de Addison o fallo adrenal.

Este problema requiere un cambio drástico en la filosofía de vida, pero también en los hábitos que llevan a cabo estas personas empezando por un trabajo “en equipo” con el terapeuta, debe haber una gran sintonía con él. Tambien estimulando situaciones de paz y descanso, como las que se generan en habitas como el de la foto de portada. Los cambios en el estilo de vida serían:

  • Dormir las suficientes horas, intentar estar pronto en la cama no ir más tarde de las 11.
  • Limitar las horas de televisión y ordenador en especial antes de ir a la cama.
  • Intentar eliminar o limitar las relaciones personales estresantes en el trabajo o en cualquier otro aspecto de nuestras vidas.
  • Limitar el consumo de azúcar, harinas refinadas y cafeína, consumiendo por el contrario proteínas adecuadas y carbohidratos de bajo índice glucémico y bastantes vegetales poco cocidos o frescos.

Mantener unos niveles estables de azúcar en sangre, con lo que habrá que aumentar el número de comidas al día, haciéndolo cada dos o tres horas.

Tomar un suplemento multivitamínico que tenga vitamina c, vitamina b, antioxidantes y magnesio.

Si esto no tiene efecto suficiente se puede probar con combinación de hierbas y productos glandulares para ayudar a las glándulas adrenales a recuperar sus niveles normales.

Testaje

Se puede testar con la ampolla de glándula adrenal del testaje de enfermedades de sistema endocrino, ó bien con la ampolla de falta de cortisol del testaje de sistema endocrino.

Ángel Salazar.

Kinepharma.

Ácidos grasos esenciales

Las grasas están compuestas de unas moléculas  denominadas ácidos grasos, que en función de su capacidad para ser sintetizadas por el propio organismo se clasifican en:

  • Ácidos grasos esenciales: Aquellos que el organismo no es capaz de sintetizar, por lo que la única manera de obtenerlos es a partir de la dieta.
  • Ácidos grasos no esenciales: Son aquellos que el organismo puede sintetizar a partir de otros nutrientes.

Nos centraremos en los esenciales (AGES), estos son componentes nutricionales vitales ya que son necesarios para llevar a cabo innumerables funciones. Se distinguen principalmente tres tipos:

  • Ácido linoleico
  • Ácido linolénico
  • Ácido araquidónico.

Los AGES se encuentran en alimentos de origen animal y vegetal, fundamentalmente las semillas vegetales y los aceites de pescado de aguas frías.

  • Omega 3: A este grupo pertenece el ácido alfa linolénico; otros ácidos grasos pertenecientes a la forma omega 3 son el ácido eicosapentanoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), ambos se sintetizan con la intervención del ácido alfa linolénico. La fuente principal de obtención son los aceites de pescado, de semillas como el lino, semilla de grosellero negro etc.
  • Omega 6: La forma más común es el ácido gamma  linolénico (GLA). Este ácido graso facilita la pérdida de peso en pacientes con sobrepeso, inhibe la agregación plaquetaria (coagulación anormal), mejora los síntomas de depresión y esquizofrenia, alivia los síntomas del síndrome premestrual y es beneficioso para tratar la adicción al alcohol. La fuente principal de obtención es de origen vegetal, aceite de girasol, borraja, prímula ect.

 

Funciones de los AGES

Son principalmente los siguientes:

  • Protección cardiovascular:

– Reducen la acumulación de lípidos en las paredes arteriales.
– Disminuyen la presión arterial.
– Interviene en el mantenimiento y realización de la contracción cardiaca.

  • Hematológicas:

– Prolongan el tiempo de coagulación sanguínea. Inhiben la síntesis de tromboxano.
– Promueven la síntesis de hemoglobina.
– Inducen la disminución en sangre de triglicéridos.

  • Metabólicas:

– Intervienen en la síntesis de colesterol y a la vez promueven la eliminación de su exceso.
El colesterol es indispensable para llevar a cabo funciones vitales y se encuentra en la bilis, sangre, tejido cerebral, hígado, riñones, glándulas adrenales y en las vainas de mielina de las fibras nerviosas.
– El colesterol interviene en la absorción y transporte de ácidos grasos y es esencial para la síntesis de vitamina D.

  • Estructurales:

– Forman parte de la estructura de las membranas celulares, además poseen a este nivel un efecto reparador  de células y capilares. Por ello el aporte de AGES incrementa la fluidez  de las membranas celulares de manera que promueve el adecuado funcionamiento y previene el deterioro celular.
– También el colesterol, cuya síntesis se lleva a cabo  por la intervención de las AGES y que forma parte de las hormonas adrenales y reproductivas.

  • Otras:

– Enlentece la síntesis de leucotrienios (compuestos que agravan la inflamación). Favorece a pacientes con artritis, lupus, psoriasis y otras alteraciones inflamatorias.
– El colesterol interviene en la prevención del crecimiento bacteriano y vírico.
– Los acidos grasos polinsaturados incrementan la resistencia frente a enfermedades.
– Nutre el colágeno en la piel, uñas, pelo previniendo la aparición de eccemas, psoriasis, alopecia y uñas quebradizas.
– Mantenimiento de la temperatura corporal.
– Los AGES especialmente el ácido alfa linolénico, son precursores de prostaglandinas, importantísimas en muchas funciones de la célula, especialmente en el sistema inmunitario.

Deficiencia de AGES

  • Deficiencias en ácido linoleico (Omega 6): acné, cambios de personalidad y comportamiento, alteraciones biliares, inhibición de la cicatrización, alteraciones cardiovasculares, inflamación prostática, sed, sudoración excesiva, artritis, abortos, alteraciones cutáneas, esterilidad masculina entre otras.
  • Deficiencias en ácido linolénico (Omega 3): Alteración del crecimiento, retraso del aprendizaje, hormigueo en las extremidades, alteración de la coordinación motora y alteraciones visuales entre otras.

Fuentes de AGES

Se presentan tanto en animales como en vegetales, las fuentes principales son:

Para el omega 3: Tenemos las siguientes fuentes principales de obtención:

  • El aceite de salmón
  • Lino y sus aceites es un 57 % de omega 3 y un 16 % de omega 6
  • Semillas de Chia o salvia hispanica con un contenido mínimo de 58% de omega 3 y que a veces puede llegar al 65%.
  • Semillas de cáñamo.

Para el omega 6: destacan:

  • El aceite de semillas de groselleros negro con un contenido del 44 %
  • El aceite de Borraja, compuesto entre un 56 y un 65 % de omega 6 fundamentalmente acido alfa linoleico.
  • Aceite de prímula.
  • Aceite de girasol.

Exceso de Omega 6

Debido a que nuestra alimentación hoy en día tiene un exceso de omega 6 en relación al omega 3 debemos equilibrar ese exceso de omega 6 con la alimentación correcta es decir aumentando el porcentaje de omega 3 en nuestra alimentación. Esta debe ser de 3:1 en favor de estos últimos.

Entre otras cosas, el Omega 6 se utiliza en el organismo para fabricar ácido araquidónico que a su vez sirve para fabricar sustancias pro-inflamatorias como el tromboxano A2, las prostaglandina PGE2 y los leucotrienos B4. La producción de estas sustancias está regulada por los Omega 3. Por ejemplo, los niveles de prostaglandina PGE2 (inflamatoria, derivada del Omega 6) están regulados por los niveles de PGE3 (antiinflamatoria, derivada del Omega 3).

El exceso relativo de Omega 6 con respecto del omega 3,  favorece por lo tanto la aparición de problemas de tipo inflamatorio y hoy en día se sabe que los trastornos inflamatorios se relacionan con trastornos cardiovasculares, inmunológicos y metabólicos.

Testaje y terapia

El testaje se hace con la ampolla de falta de ácidos grasos esenciales contenida en un testaje básico de kinesiología. El terapeuta suele obtener muy buenos resultados del uso de los AGES, como prevención y ayuda a la salud en general y en situaciones concretas de:

  • Alcoholismo
  • Cáncer de mama
  • Enfermedad cardiovascular
  • Protección del sistema inmunitario
  • Candidiasis
  • Síndrome Premestrual
  • Obesidad
  • Artritis reumatodies y en general todas las enfermedades de origen inflamatorio.
  • Enfermedades degenerativas crónicas.

Por tanto animaros a que useis estos productos junto a vitamina E que aumenta su eficacia, porque en la mayoría de las ocasiones van a ir muy bien para vuestros pacientes, con la salvedad de aquellos que tengan problemas de coagulación en sangre  o hayan pasado por una operación quirurgica reciente.

Ángel Salazar

Kinepharma.

Metales pesados

La expresión » metales tóxicos » o simplemente “tóxicos” sirven también para describir la de metales pesados. En ellos se considera el conjunto de los metales y los metaloides que presentan un carácter eminentemente tóxico para la salud y el medio ambiente: plomo (Pb), mercurio (Hg), arsénico (As), cadmio (Cd), níquel (Ni), zinc (Zn), manganeso (Mn), etc.

Los considerados como extremadamente peligrosos para el hombre son el plomo, el mercurio, el arsénico y el cadmio. Otros como el cobre, el zinc, el cromo sin embargo necesarios para el organismo en pequeñas cantidades, pueden volverse tóxicos a dosis más importantes.

La contaminación por ellos depende de numerosos factores entre los cuales está la naturaleza del suelo y su acidez. No olvidemos que al final el hombre y el medio ambiente son lo mismo, todo lo que contamina a uno pasa al otro de forma casi inmediata.

En los suelos ácidos, pobres en humus, estos elementos tóxicos no se acumulan. Son filtrados y transportados hacia las capas freáticas y los ríos y / o absorbidos por las plantas y presentan entonces un riesgo para la salud.

Por otro lado los suelos básicos ricos en humus atrapan estos metales pesados, eliminando el riesgo inmediato para la salud, aunque el suelo está contaminado de forma duradera y la concentración en elementos tóxicos aumenta con los años. Lo que ocurre es que son filtrados cuando el medio ambiente se modifica (acidificación del suelo bajo el efecto de los cambios de temperatura, de humedad, etc.) y constituir así una verdadera bomba de efecto retardado para nuestra salud.

Una vez libres en el medio ambiente, pueden persistir durante años, aumentando la probabilidad de intoxicación humana. Se encuentran principalmente en las aguas residuales, industriales y municipales (Cd, Cu, Pb, Zn), las precipitaciones atmosféricas, y las aguas que provienen de la actividad agrícola (Hg, Cu, Pb). Los alimentos en general, las verduras, los cereales, las frutas y los peces, entre otros pueden estar contaminados por acumulación del tóxico a partir del suelo o del agua.

Estos tóxicos también pueden acabar filtrándose a nuestro medio ambiente a través de procesos naturales. Por ejemplo depósitos geológicos de arsénico que contaminan las capas freáticas y se encuentran en dosis no tóxicas en el agua que bebemos.

Los metales presentes el medio ambiente son necesarios para el funcionamiento normal de las plantas y de los animales, siempre y cuando desempeñan un papel importante en la transformación de la materia, principalmente en los mecanismos enzimáticos y se den en concentraciones débiles (oligoelementos), lo que tiene generalmente un efecto positivo y estimula la actividad de los organismos vivos.

Formas de contaminarse

Los hombres están expuestos por:

  • Consumo alimentario principalmente pescados,
  • Amalgamas dentales,
  • Vacunas ya que el excipiente puede ser hidróxido de aluminio o mercurio,
  • Inhalación a través del aire,
  • Consumo de agua contaminada,
  • Exposición a suelos contaminados y
  • por residuos industriales serían las principales fuentes de contaminación.
  • A través del traspaso de la madre al feto por la placenta.

Se acumulan en el organismo y modifica los equilibrios y los mecanismos biológicos, provocando efectos tóxicos a corto y\o a largo plazo. Pueden afectar el sistema nervioso, las funciones renales, hepáticas y respiratorias,… Los efectos provocados por los metales pesados son diversos y también dependen del estado químico bajo el cual se los encuentra (metal, óxido, sal, etc). El ejemplo más claro como demostro el Doctor alemán Alfred Stock, son los sintomas provocados por el mercurio, de los más peligrosos, entre ellos fatiga, depresión, irritabilidad, vértigo, amnesia, inflamación bucal, diarrea, inapetencia, catarros crónicos (inflamación de mucosa).

En este punto hay que recordar que una forma muy generalizada de contaminación es la extracción de amalgamas de mercurio-plata sin el protocolo adecuado. Es muy importante hacerlo con sumo cuidado y en el momento en que nuestro organismo este preparado para ello.

Metales pesados y cándidas

Desde el punto de vista Kinesiológico hay mucha relación entre cándida y metales pesados, las cándidas siempre vuelven y una de las razones más frecuentes es porque hay metales pesados. La cándida mantiene los metales pesados en forma diluida, o más bien el PH ácido que mantiene a la cándida favorece ese estado en aquellos.

Por ello primero hay que tratar el metal pesado y luego la cándida. Si no, el metal pesado se fija en el mesénquima y debilitará y confundirá nuestro sistema inmunitario, con lo cual facilitará el regreso de las cándidas.

Como ya dijimos la acidez mantiene el metal pesado en suspensión con lo que tratar el PH demasiado rápido tiene el mismo efecto que tratar la cándida antes. Por ello siempre hay que eliminar antes los metales pesados. Normalmente el PH se va a arreglar a los dos o tres meses.

Testaje

Los metales pesados además sabotean siempre los demás tratamientos, por ello el primer test debe ser siempre primero para ellos, la ampolla general que lo testa es la de Mercurio subilis 30DH, contenida en un test básico. Para averiguar que metal o tóxico específico es el que nos afecta debemos utilizar el test de toxinas.

Tratamiento

Lo primero que hacemos es limpiar el mesenquima con algo efectivo. Los productos quelantes más importantes son:

  • Chlorella. Uno de los más efectivos, limpia de metales pesado y otros tóxicos.
  • Espirulina
  • Rumex cripus: Que limpia además de metales pesado, otros tóxicos ambientales, pesticidas y productos químicos.
  • Ajo
  • Vitamina C
  • N-Acetilcisteina y otros Aminoacidos azufrados: Como Metionina, Glutamina, Taurina,
  • Toroxina, fenilalanina
  • MSM (Metil Sulfonil Metano): Que tiene un elemento de azufre activo que se fija al metal. También ayuda al hígado y a la piel.
  • Eliminex (de laboratorios Lambert): Porque trabaja en el intestino y limpia los grandes tóxicos como plomo, fenoles y formaldehido.
  • DMPS: Esencial para el mercurio, pero no deben tomarlo los que tengan amalgamas (es lo más fuerte y no se puede dar más de una dosis diaria).
  • Zinc y selenio: Antioxidantes y quelantes.
  • Yellow Dock: A nivel intestinal para el cadmio.
  • Vinagre de manzana: Buen quelante para el aluminio.

Es fundamental beber mucha agua en el proceso de limpieza, en torno a tres litros diarios y usar drenadores, como bereberis, solidago y galium homeopáticos para limpiar todos los elementos que vamos extrayendo de la célula y ayudar a eliminarlos del organismo.

Angel Salazar
Kinepharma.

Como alimentarse de una forma inteligente.

Muchas veces no se sabe el origen de las enfermedades, de lo que nos pasa, no entendemos como hemos llegado a ciertos estados físicos y mentales, podemos tener ciertas sospechas pero lo que está claro es que una de las mas importantes causas de nuestras enfermedades, si no la principal, es la mala alimentación.

Para poder entenderlo tenemos que partir de dos conceptos básicos y su importancia en la alimentación: Fitoelementos primarios y Fitoelementos secundarios. Ambos, son elementos que proceden del mundo vegetal y que participan activamente en nuestra alimentación saludable y a los que deberemos dar prioridad sobre alimentos procedentes del mundo animal.

Fitoelementos primarios

Son los siguientes:

  • Hidratos de carbono
  • Grasas
  • Proteínas
  • Vitaminas
  • Oligoelementos y
  • Minerales.

Estos elementos son por decirlo de alguna forma los componentes básicos en que subdividimos los alimentos y sus componentes, son los que nos nutren y forman parte de los elementos estructurales de los tejidos y otras partes del cuerpo incluidos la sangre y las secreciones. Muy importante su elección y como los combinamos, porcentajes de cada uno de ellos en la dieta, en donde hay muchas escuelas y opiniones extendidas. Pero lo que normalmente se trata menos o no se trata son los:

Fitoelementos secundarios

Son cerca de 30.000 substancias diferentes, que no sirven directamente para el crecimiento de la planta sino como protección frente a productos dañinos, rayos UVA, tóxicos, agentes patógenos, evaporación, parásitos etc. La función que a nosotros desde el punto de vista nutricional nos interesa es la de protección y la de antioxidación.

Se estima que nuestros ancestros comían alrededor de 4 gramos diarios de estas sustancias: nosotros no llegamos ni a 1 gramo. El verdadero efecto de sus componentes antioxidantes se produce cuando estas sustancias ya están en el organismo; es decir que cuando aparezcan las sustancias tóxicas ya estén en nuestro interior. Hay que tener aproximadamente 15 sustancias fundamentales en nuestra dieta habitual:

  • Carotenoides: Es el colorante de la fruta y la verdura roja y amarilla y en hojas de verduras (oscuras).
  • Inhibidores de enzimas: Inhibidores de la digestión en legumbres, semillas y cereales. Efectos anticancerígenos.
  • Polifenoles: Color y aroma en frutos rojos, verduras, cebollas y té. Hay dos grupos: Flavonoides y Ácidos fenólicos
  • Fitoestrógenos: Sustancias similares a hormonas en legumbres, cereales y lino.
  • Fitosteroles: Sustancias similares al colesterol y a aceites vegetales prensados en frio, y nueces.
  • Saponinas: Sustancias amargas en soja, guisantes, judías verdes y espinacas, que tienen una función sobre las mucosas digestivas para digerir mejor ciertas sustancias.
  • Sulfitos: Sustancias picantes y aromas en puerro, ajos y similares, contienen azufre.
  • Terpenos: Aromas y esencias en especias y hierbas: romero, tomillo,..
  • Glucosinolatos: Sustancias picantes y aromas en todas las crucíferas, coles y rábanos.

Funciones de los fitoelementos secundarios

  1. Protección frente al cáncer: todos ellos en especial las crucíferas
  2. Protección frente a las infecciones: polifenoles, glucosinolatos, sulfitos, terpenos y saponinas. Especialmente ajo, romero y tomillo.
  3. Inmunidad: Ya que potencian las células de defensa, los linfocitos T. Son fundamentalmente los carotenos, polifenoles y sulfitos. Especialmente las verduras de hoja verde, los cereales, el ajo y la cebolla.
  4. Regulan el colesterol: Ya que este es peligroso cuando hay carencia de antioxidantes, por tanto estas sustancias regulan esta peligrosa carencia que hace más peligroso el colesterol: Polifenoles, glucosinolatos, sulfitos, fitosteroles y saponinas. Especialmente la avena, el ajo, las legumbres, manzanas y nueces.
  5. Efecto antioxidante: Carotenos, polifenoles sulfitos, fitoestrógenos e inhibidores enzimáticos. Especialmente el ajo.
  6. Disminuyen la presión arterial: Polifenoles y sulfitos especialmente el ajo y el apio.
  7. Función anticoagulante y antitrombótico: Polifenoles y sulfitos. Especialmente el ajo, la cebolla, los cítricos, la manzana y el té verde.
  8. Regulan la glucemia: Inhibidores de enzimas, terpenos y fibras.
  9. Función antiinflamatoria: Polifenoles y sulfitos.
  10. Mejoran la digestión: Sulfitos y fibras.

Y todos son anticancerígenos.

Los top ten

  1. Verdura: Calabaza, verdura de hoja verde oscura, coles, tomates, ajo y cebolla.
  2. Frutas: Bayas, cítricos y manzanas.
  3. Cereales: Integrales y semillas de lino.
  4. Nueces y semillas: En especial las semillas germinadas.
  5. Legumbres.
  6. Pescado.
  7. Aceite de lino y oliva.
  8. Té verde.
  9. Hierbas: Como pasto agropiro, parejil, romero, albahaca, etc.
  10. Especias: Curry, pimienta, pimentón, cayena etc.

El testaje de muchos de estos elementos para comprobar su idoneidad, e incluso la necesidad de prescribirlos como parte de un tratamiento, los podemos realizar con un testaje de alimentos.

Angel Salazar.

Kinepharma.

  • Español