Browsing articles from "julio, 2018"
Jul 13, 2018

Cómo restaurar la flora intestinal después de los antibióticos

flora intestinal y antibióticos

Los antibióticos matan a las bacterias dañinas y pueden salvar vidas; sin embargo, el efecto es indiscriminado. Las bacterias beneficiosas de nuestra flora intestinal, se destruyen junto con las bacterias patógenas.

El resultado es perjudicial para nuestro intestino y la salud en general. Afortunadamente, hay muchas formas de restaurar la flora intestinal después de la toma de antibióticos.


Consejos para restaurar la flora intestinal después de los antibióticos

Los probióticos son la clave subyacente para restaurar el microbioma intestinal después del uso de antibióticos.
Los probióticos son formas beneficiosas de bacterias que se encuentran naturalmente en los alimentos fermentados. Necesitan ser ingeridos diariamente para restablecer el crecimiento bacteriano beneficioso en el tracto gastrointestinal que ha sido destruido por los antibióticos. Esto se puede lograr con alimentos fermentados en vivo y suplementos probióticos.

Después del uso de antibióticos, es vital introducir paulatinamente,  varios alimentos fermentados en nuestra dieta. No te quedes con un alimento en particular; intenta alternar y experimentar. La variedad es la clave para tener un intestino sano y un sistema inmune fuerte.

Cada tipo de alimento fermentado contiene sus propias cepas de bacterias que ayudarán a «sembrar» y comenzar a equilibrar tu propio jardín intestinal. Aquí hay algunos alimentos fermentados entre los que puedes elegir:

  • yogur
  • suero de la leche
  • kéfir
  • sopa de remolacha
  • Chucrut
  • kimchi
  • miso
  • kombucha

probióticos, flora intestinal

Los probióticos en forma de suplementos también deben tomarse regularmente después del uso de antibióticos. Proporcionan un reabastecimiento constante de bacterias beneficiosas. Se recomienda tomar, para cada semana de uso de antibióticos, un suplemento probiótico durante al menos un mes.

Estas son algunas de las cepas de bacterias que se deben buscar en un probiótico de calidad.

1.   L. acidophilus
2.   L. fermentum
3.   L. plantarum
4.   L. rhamnosus
5.   L. salivarius
6.   B. bifidum
7.   B. Longum
8.   B. Lactis
9.   L. Casei
10. L. Helveticus

También conviene que las cepas estén protegidas en capsulas gastroresistentes a los ácidos estomacales para que puedan llegar hasta el intestino grueso y colon.

Para que las bacterias se restauren en el intestino después de los antibióticos, deben ser «alimentadas» con alimentos ricos en fibra.

Las bacterias beneficiosas en el intestino se alimentan de fibra no digerible, es decir, compuestos y fibras que nuestro cuerpo no puede digerir pero que alimentan a las bacterias beneficiosas.
Las bacterias descomponen estas fibras a través del proceso de fermentación. Los subproductos de este proceso de fermentación incluyen varias vitaminas y compuestos que respaldan nuestro sistema inmunológico y ácidos grasos esenciales que proporcionan combustible para las células que forman la pared intestinal.

Aquí hay algunos ejemplos de alimentos ricos en fibra que ayudarán  a mejorar la salud intestinal: Espárragos, alcachofas, calabacín, col rizada, cebollas, ajo, puerros, legumbres, nueces, semillas, plátanos verdes, frutas enteras.

Tratar de adquirir frutas y verduras que se cultiven localmente.

Las frutas y verduras cultivadas localmente tienen bacterias del suelo y organismos que son nativos de tu clima y ambiente específicos. Son parte de tu ecosistema personal y pueden hacer que tu sistema sea más compatible con el polen o alérgenos locales.
Puedes tomar caldo de huesos, este es un probiótico natural y está cargado de colágeno curativo.
Las frutas y verduras al horno serán más fáciles de digerir que las crudas.
Entre ellas, puedes tomar manzanas al horno,  ayudan a liberar la pectina, que aliviará el tracto intestinal.

Agrega un poco de aceite de coco virgen extra a los hervidos o guisos. El aceite de coco es una gran fuente de ácidos grasos de cadena media (AGCM).

El exceso de gas intestinal que se forma cuando las bacterias beneficiosas descomponen la fibra dietética a través de la fermentación es uno de los síntomas más comunes al iniciar un tratamiento con probióticos por primera vez.

Este exceso de gas puede ser especialmente pronunciado después de una ronda de antibióticos, cuando todo el pH del intestino ha cambiado. Ten en cuenta, que el gas es normal y un signo de que las bacterias beneficiosas están funcionando. Normalmente, después de dos a cuatro semanas, el pH se normalizará y las cosas se calmarán.

Puedes ir introduciendo los probióticos poco a poco, o no tomar el probiótico por un día o dos para dejar que la actividad bacteriana avance más lentamente si lo crees necesario.

Para hacer un diagnóstico acertado del estado del intestino, podemos ayudarnos en nuestro test kinesiológico del kit básico ampliado con filtros para testar aspectos como la mucosa intestinal, el sistema inmunitario del intestino,  problemas de cándidas, parásitos, disbiosis intestinal, nosodes o la existencia de intolerancias alimentarias.

 

  • Español
  • Francés
  • Italiano
  • Portugués, Portugal