Browsing articles from "enero, 2018"
Ene 22, 2018

Lucha contra la fatiga con Rhodiola

Lucha contra la fatiga con Rhodiola

La fatiga afecta hasta un tercio de la población adulta, lo que afecta la calidad de vida, la productividad laboral y la relajación.

La Rhodiola ha sido reconocido durante mucho tiempo en los sistemas médicos tradicionales de Europa del Este y Asia como un importante adaptógeno por su estimulación del sistema nervioso, antidepresivos, eliminadores de la fatiga y propiedades que mejoran el rendimiento.

La atención médica moderna tiene poco que ofrecer a las personas con fatiga, lo que conlleva la cronificación de los síntomas.

 Investigaciones realizadas demuestran que los adaptógenos mejoran el rendimiento mental y aumentan la resistencia en personas con fatiga. Los adaptógenos son compuestos naturales que ayudan a nuestro cuerpo a adaptarse al estrés y así evitar consecuencias a largo plazo como la fatiga.

El principal sistema de respuesta al estrés del cuerpo (llamado eje hipotalámico-pituitario-adrenal o HPA) está fuertemente implicado en el síndrome de fatiga crónica, lo que ayuda a explicar por qué el estrés parece empeorar la afección.

La Rhodiola combate la fatiga aguda y crónica

Un artículo publicado en la revista Complementary Medicine Research informa sobre un estudio realizado a sujetos con fatiga aguda (fatiga que dura entre uno y seis meses) y aquellos con síndrome de fatiga crónica (fatiga que dura más de seis meses).

Los investigadores estudiaron las propiedades adaptogénicas del extracto de Rhodiola rosea. El estudio demuestra que los extractos de Rhodiola actúan directa e indirectamente en los sistemas de estrés y respuesta del cuerpo a un nivel bioquímico, mejorando nuestra capacidad para superar el estrés y mejorar los niveles de energía.

Rhodiola

Todos los sujetos del estudio tomaron 400 mg (200 mg dos veces por día) de extracto de Rhodiola rosea todos los días durante ocho semanas y se les fue asignando a cada uno de ellos, puntuaciones relacionadas con la fatiga y el deterioro funcional.

Al final del estudio, hubo una disminución significativa en todas las puntuaciones de fatiga y deterioro funcional.

Además, los resultados muestran que los sujetos no tuvieron que esperar mucho para notar los efectos positivos, ya que la disminución más rápida se produjo en la primera semana del estudio, y estas medidas continuaron disminuyendo significativamente entre la semana cuatro y el final del estudio.

También se observaron mejoras rápidas en los niveles de estrés, calidad del sueño, ansiedad, pánico, fobia, depresión y en la capacidad cognitiva de ordenar prioridades y ejecutar intenciones. Por otra parte, el 83% de los sujetos valoró su estado como ¨muy mejorado¨ al finalizar el tratamiento.

Este fue un gran ensayo clínico con resultados uniformemente positivos, considerándose pionero por incluir un gran número de sujetos con fatiga aguda y crónica.

Otros estudios realizados con grupo placebo han mostrado también resultados alentadores con los extractos de Rhodiola en el contexto de la fatiga y su principal causante, el estrés.

Por otro lado, no podemos olvidar, que el estrés es el resultado de la mala gestión de aquellos pensamientos y emociones negativas. A través del test kinesiológico de la parte emocional podremos analizar junto al paciente qué emociones o situaciones percibidas como negativas, le impiden dar una respuesta alternativa al estrés, contribuyendo sustancialmente a la mejora de la fatiga.

Ene 8, 2018

Estrategias para mejorar la artritis

artritis

El término «artritis» se refiere a la inflamación de una o diversas articulaciones. Hay muchos tipos de artritis. Las más importantes son: osteoartritis, artritis reumatoide, gota, lupus sistémico, bursitis.

La osteoartritis es el tipo más común de artritis, en principio, es un resultado natural de envejecimiento. Sin embargo, hay otros factores además del envejecimiento que la precipitan. Del mismo modo, cada tipo de artritis tiene numerosas influencias que aumentan o disminuyen las posibilidades de contraerla.

A Continuación, le damos algunos consejos que pueden ayudarle.

Ejerce la articulación o piérdela: Los ejercicios de rango de movimiento son muy importantes para aumentar la circulación y reducir la rigidez. Aunque se debe evitar ejercitar una articulación inflamada o «caliente», estas articulaciones se pueden mover suavemente a lo largo de su rango de movimiento. La natación es un ejercicio especialmente bueno para las personas con artritis. Aunque trotar no está asociado con la enfermedad degenerativa de las articulaciones, puedes caminar como forma alternativa de ejercicio si experimenta algún dolor en las articulaciones durante o después de trotar.

Intente hacer ejercicio de 15 a 20 minutos cada día, cinco días a la semana.

Alimentos perjudiciales: Algunas evidencias sugieren que ciertos alimentos pueden agravar la osteoartritis. Evite los alimentos de la familia de las solanáceas, incluidos los tomates, las berenjenas, los pimientos (excepto la pimienta negra) y las patatas.  El tabaco también es un miembro de la familia de las solanáceas que puede agravar la artritis. La leche, los cítricos y las grasas son otros alimentos que deben evitarse o al menos reducirse significativamente de la dieta.

artritis, masajear la articulación

Un buen masaje ayuda mucho: Un buen masaje es siempre beneficioso para las personas con artritis. Sin embargo, para obtener mejores resultados, se debe evitar masajear directamente en la parte superior de la articulación inflamada. Lo conveniente es hacerlo justo arriba y debajo de la articulación.

El cobre: Las personas que sufren de artritis parecen experimentar alivio cuando usan un brazalete de cobre o ingieren algún tipo de suplemento alimenticio en cobre. Se sabe que algunas personas con artritis tienen dificultades para asimilar el cobre de los alimentos que comen. Los profesionales de la homeopatía suelen recetar microdosis de cobre (Cuprum metalicum) a las personas que experimentan dolores de calambres en las articulaciones y sacudidas o espasmos de los músculos.

El test kinesiológico se puede realizar con un kit de inflamaciones y especialmente con la ampolla de TNF-α o CRP. Sin embargo, conviene revisar el estado de la articulación, el intestino delgado y grueso, y la salud del hígado, hacer un análisis de cómo está nuestra flora intestinal,comprobar la existencia de bacterias, virus y metales pesados así como las posibles alergias o intolerancias alimentarias,

Por último, si realizamos el test de oligoelementos detectaremos posibles carencias de cobre.

 

  • Español
  • Francés
  • Italiano
  • Portugués, Portugal