Browsing articles from "noviembre, 2015"
Nov 26, 2015

Cómo librarte rápidamente de un resfriado

Resfriado

Los cambios de estación y los cambios bruscos de temperatura suelen ir acompañados de los inesperados resfriados y sus molestos síntomas. Por ello, antes de que te pille desprevenido, queremos darte algunos consejos para que puedas librarte este año de él o bien, si ya estás pasando por ello, puedas recuperarte mucho más rápido.

Lo primero y más importante, es mantener nuestro sistema inmunológico en estado óptimo para que cuando llegue un invasor, como puede ser un virus o una bacteria, éste pueda ser atacado y destruido.

Durante una infección, tanto el agente vírico que nos invade como el propio sistema inmunológico producen radicales libres para destruirse mutuamente. Esto conlleva la generación de muchas toxinas que si no se eliminan, van a permanecer en ese lugar, debilitando esa zona y creando un foco tóxico.

La forma idónea de eliminar todas estas toxinas es a través de los nutrientes antioxidantes. Junto con este grupo de nutrientes, deberemos añadir, tan pronto sepamos el tipo de agente invasor, dependiendo de si es un virus o una bacteria, tomando un antivírico o  bien un antibacteriano.

La vitamina C, es un nutriente especialmente potente contra los virus y el ajo, es un estupendo antibacteriano, antibiótico y antivírico también.

El tratamiento, se debe empezar cuanto antes, tan pronto notemos los primeros síntomas, así podremos restaurar nuestra salud antes de que se produzca una infección.

Así pues, si al despertarnos una mañana, nos sentimos más cansados de lo normal, con dolor de cabeza, picazón en la garganta, la nariz parcialmente tapada y con cierta espesura mental, es muy probable que estemos siendo atacados por un invasor.

En aquellos casos, en los que el ataque es violento, se suele producir fiebre, ya que nuestro sistema inmunológico se desenvuelve mejor en un ambiente cálido. Si sucede esto, deberemos colaborar con nuestro sistema de defensa y mantenernos en lugares cálidos y dejar al cuerpo descansar.

Durante la infección, es mejor hacer comidas ligeras compuestas de alimentos naturales, crudos o poco cocinados, estos aportan mucha energía y no sobrecargan más al organismo de tóxicos.  Debemos tener en cuenta que en este proceso vírico, el cuerpo está trabajando mucho por eliminar los productos de desecho. Para ayudarlo,  es bueno beber mucha agua o infusiones depurativas o diuréticas.

Ajo

Cuando hay congestión, solemos respirar por la boca, resecando las membranas mucosas de las vías respiratorias. Esto no es positivo, ya que los virus se desarrollan mejor en ambientes secos. Por tanto, si mantenemos las vías respiratorias húmedas, tomando líquidos, los virus no prosperan. Y, si además de tomar líquido, éste es caliente, también ayudamos a nuestro sistema inmunitario a ganar la lucha contra el virus.

Es recomendable evitar la sal, ya que retiene líquidos y con ellos las mucosidades y tóxicos. También conviene reducir los alimentos grasos, pues producen más mucosidades; lácteos, huevos o carne.

Tanto para prevenir como para curar el resfriado, deberemos tomar abundantes zumos de fruta, en mayor medida de cítricos, por su alto contenido en vitamina C.  Los virus, no pueden sobrevivir en un ambiente lleno de vitamina C.

Tan pronto como notemos los primeros síntomas es recomendable tomar un poco de ajo crudo (por su contenido en alicina)  o cebolla (por su contenido en quercitina), de esta forma lo ahuyentaremos y si se hace a tiempo es posible que ni siquiera lleguemos a enfermar.
Tal como se ha demostrado en diferentes investigaciones, ambos alimentos logran destruir los virus causantes del resfriado y de la gripe. Si no te gusta el sabor del ajo, puedes comprarlo en capsulas y conseguirás el mismo efecto beneficioso.

A parte de la vitamina C, otras sustancias que logran desintoxicar el organismo de los radicales libres, son la vitamina A y betacarotenos, vitamina E y oligoelementos como el zinc o el selenio.  Ambos son componentes de las enzimas Super-oxido-dismutasa (SOD) y de la Glutatión-peroxidasa (GSPx) respectivamente, de gran relevancia para la detoxificación celular y la reducción de los radicales libres.

Para ver con más detalle la necesidad de antioxidantes en el test kinesiológico, lo podremos hacer utilizando la ampolla de radicales libres en un test básico. Las ampollas de SOD, GPSx de un test de sistema endocrino, así como, las ampollas de minerales y vitaminas.

 

Analía Iglesias (analia@sibuscas.com)

Kinepharma

 

 

Nov 12, 2015

¿Cómo proteger nuestro campo electromagnético o aura?

Campo Electromagnético

Nuestro campo electromagnético está formado por partículas de energía  que permanecen en suspensión alrededor de nuestro cuerpo tomando una forma oval.

Esta cubierta áurica sobresale del cuerpo aproximadamente 1 metro alrededor de nosotros, extendiéndose por encima de la cabeza, y más allá de los pies, hundiéndose en el suelo. Podríamos decir, que el campo electromagnético,  es nuestra propia fuerza vital. Es la energía que irradiamos según nuestros pensamientos, emoción, sentimientos, etc.

El campo electromagnético, es conocido  de diferentes maneras en función de la cultura, por ejemplo; los chinos a la energía la llaman Chi, los japoneses la llaman Ki, los polinesios la llaman Mana, los indios de Norteamérica la llaman Orenda, los hindúes la llaman Prana, los hebreos la llaman Ruach, los países islámicos la llaman Baraka, los esotéricos la llaman cuerpo astral y los sanadores más actuales y occidentales como Wilhelm Reich lo llaman energía orgónica.

Nuestro campo electromagnético o aura humana está constantemente interactuando con otros campos energéticos, de su entorno. Empezando por los que irradia la misma naturaleza, en sus montañas,  playas, ríos, minerales, plantas hasta, por supuesto, los campos electromagnéticos de los animales y  de otras personas.

Si no fomentamos la armonía entre todos los campos energéticos con los que interactuamos cada día, nuestras fascias se encogen o bloquean, por el choque energético y la no-asimilación armónica con otros campos energéticos.

Hay personas más sensibles a los campos electromagnéticos de su entorno, debido a que la cobertura  de su campo abarca más espacio alrededor de sí mismo, interfiriendo fácilmente en los de otras personas.

Por un lado, esto es bueno porque la persona es capaz de conectar fácilmente con las vibraciones positivas pero también es malo porque absorbe las negativas de su entorno más cercano. Por ejemplo, en un ascensor o en un autobús.

Azúcar

Para averiguar, cómo de amplia es nuestra aura o campo electromagnético y poder controlar su tamaño en función del entorno, puedes realizar un test kinesiológico muy sencillo.

Como testigo para este test, se puede utilizar  azúcar, ya sea en forma de sobre o de terroncito, como queramos. El campo electromagnético del azúcar gira a la derecha igual que el del ser humano, con lo cual cuando la aproximamos a nuestro cuerpo, ambos campos se repelen. Por esta razón, el azúcar nos debilita y provoca una respuesta estresante del cuerpo.

Pues bien, para medir hasta donde llega nuestro campo electromagnético, pondremos el sobre de azúcar sobre la persona tumbada boca arriba a una distancia de un metro  y medio aproximadamente e iremos bajando poco a poco testando cada una de las veces hasta que nos dé un AR. Cuando suceda esto, significará que hemos topado con nuestro campo electromagnético y que éste ha emitido la respuesta estresante que nos provoca el  azúcar.

Si consideramos que la amplitud de nuestra aura es muy grande, imaginaremos durante un minuto el color que creemos que tiene esta  e iremos reduciendo su tamaño hasta llegar al punto que creemos que es adecuado para protegernos.

Posteriormente podemos volver a testar para comprobar si hemos conseguido reducir nuestro campo electromagnético. Con este sencillo test, os daréis cuenta  que con la simple imaginación se puede modificar el  aura para amoldarse a las circunstancias, en función de si se quiere estar más receptivo o menos.

En nuestro artículo “Corrección del aura y sus alteraciones,  del 26 de mayo de 2015, puedes aprender también cómo afectan las cicatrices y los accidentes a nuestro campo electromagnético y cómo podemos corregirlo.

Si no logramos controlar nuestra aura, podemos utilizar el kit de chacras para averiguar si alguno de los chacras se está viendo afectado por alguna interferencia electromagnética o bien por nuestros propios pensamientos, emociones o sentimientos y darle tratamiento.

 Analía Iglesias (analia@sibuscas.com)

Kinepharma

Nov 5, 2015

Cómo tratar un trauma psíquico con kinesiología.

Trauma Psíquico

El trauma psíquico es una experiencia que permanece archivada en la memoria de la persona tras haber sufrido un episodio doloroso en el pasado.

Solemos asociar la palabra trauma a algo masivo y evidente, sin embargo,  debemos recordar que también puede ser algo pequeño y acumulativo.

En muchos casos, la depresión, ansiedad y síntomas psicosomáticos tienen su origen en un trauma no resuelto.

Cuando nos enfrentamos a lo que percibimos como ineludible o como una amenaza abrumadora para nuestra vida, instintivamente nos preparamos para luchar o huir, si por alguna razón, no podemos ejecutar ninguna de estas respuestas por que ponemos en peligro nuestra vida, el cerebro, pasa por alto nuestros impulsos e instintos, llevándonos a la inmovilización o congelación y es esta congelación, la que produce los síntomas.

El cuerpo al no poder llevar a cabo su respuesta instintiva de luchar o escapar a lo que percibe como amenazante e ineludible, deja estancada en el cuerpo la energía y sustancias químicas que genera, esto es lo que produce el trauma o  las consecuencias del estrés postraumático y lo que generará síntomas de diversa índole:

  1. Físicamente: Sensaciones de dolor persistente en el cuerpo, fatiga crónica, dolor en el pecho o espalda, tensión muscular, fibromialgia, migrañas, nauseas, gastritis, ulcera, hiperexcitación, hipervigilancia, intrusión de imágenes del trauma, pesadillas, repuestas de sobresalto exageradas, ataques de pánico, hipersensibilidad al sonido, olor y tacto.
  2. Emocionalmente: Cambios de temperamentos bruscos, capacidad reducida de manejar estrés, dificultad de relacionarse con otros, aislamiento, llanto frecuente, reacciones emocionales exageradas que no puede controlar. Dificultad para controlar el temor o terror aun después del evento. Sentimientos de desesperanza, impotencia, desespero, depresión, pierde interés por la familia trabajo y otras cosas que antes le causaban placer.
  3. Mentalmente: Paranoia, pensamientos obsesivos y compulsivos, confusión, dificultad de concentración, poca tolerancia a las diferencias.

Hay muchas personas que no son conscientes de sus traumas, pero, sí conviven con sus síntomas, pues bien, a través de un test kinesiológico para el Trauma psíquico,  podremos ayudar a la persona a ser consciente y a restituir el equilibrio de su psique.

Ampolla de Psique en Test básico ampliado

Test kinesiológico para el Trauma Psíquico

Si el paciente solicita un tratamiento emocional, comprobaremos si ha padecido algún trauma que aún lo desequilibra.

Para ello, colocaremos la ampolla de psique del Kit de Testaje básico ampliado sobre el paciente y si nos da AR, significará que la persona necesita tratar un trauma del pasado.

Tras fijar la información en AR, solicitamos a la persona que diga su edad y vaya bajando años hasta que uno de ellos, elimine el AR.

Cuando llegue a ese año, fijamos de nuevo información y preguntamos al paciente sobre posibles situaciones difíciles a nivel emocional en ese momento de su vida.

Para ayudar en la búsqueda, testaremos diferentes emociones o ámbitos de la vida de la persona.

Seguidamente, realizaremos el Test de Flores de Bach  para buscar las flores relacionadas con la emoción del trauma pasado y le daremos tres gotitas en estado puro de la flor de Bach que ha salido.

Posteriormente, continuaremos realizando la técnica de Integración de emociones. Recordemos que esta técnica consiste en tocar los puntos neurovasculares del estómago del paciente a la vez que le pedimos a este que recuerde el suceso traumático y lo visualice.

Después de unos minutos, realizamos la técnica conocida como Liberación de Tensión Emocional, en la que el paciente deberá dejar la mente en blanco y respirar de forma relajada. Para ello, colocaremos la mano izquierda en su frente y la mano derecha en su occipital, manteniendo durante unos minutos la posición. Con esta técnica, conseguiremos liberar la tensión que ha provocado la vivencia traumática.

Para finalizar, hacemos el control de terapia para comprobar si el tratamiento es suficiente o si necesita algo más. Si es suficiente, volveremos a la edad actual, mencionándola en voz alta por el propio paciente.

Seguidamente testamos y comprobamos que no nos haya cambiado el indicador.

Importante decir, que no es posible tratar varios traumas en una misma sesión. Sólo podremos centrarnos en uno. En días posteriores, volveremos a realizar el test para profundizar en la siguiente capa emocional, es decir, para encontrar un trauma anterior al tratado en la primera sesión.

Analía Iglesias (analia@sibuscas.com)

Kinepharma

  • Español
  • Francés
  • Italiano