Corrección del aura y sus alteraciones

El Aura es el campo energético que desprenden todos los seres vivos, más concretamente una radiación electromagnética que nos rodea, y nos da información sobre el emisor. Todos tenemos aura, incluido nuestro Planeta Tierra. También los objetos tienen su propia aura, aunque esta es fija en el tiempo, no como en los seres vivos que puede cambiar.

Cada persona, animal y vegetal, tiene un aura diferente, incluso a veces más de una capa de luz en la misma persona. Todos tenemos varias capas áuricas, porque el aura está dividida en siete estratos o capas relacionadas directamente con los siete chakras que conocemos. Es la concretización de la luz que viene hacia nosotros y expresamos externamente según nuestro nivel de frecuencia. Somos seres de luz. La densidad y el color del Aura dependen de la frecuencia. Venimos a esta vida con una misión y a lo largo de nuestra vida modificamos nuestra frecuencia.

Dentro de la Kinesiología holística, en el campo energético detectaremos cualquier alteración que se produzca en el aura. Para ver si hay un problema en el aura se utilizará el siguiente mudra: ponemos la mano en forma de cuenco y con la parte cubital tocamos la cara del paciente. Veamos algunos de los problemas que tenemos con el Aura:

Aura desplazada

El Aura se encuentra situada más o menos a un palmo del cuerpo físico, forma parte del cuerpo astral, es como un sensor, que llega antes que nuestro físico y nos sitúa en el espacio, nos manda mensajes inconscientes de la cercanía de otros cuerpos (objetos).

Para que sea efectiva ha de estar en armonía con nuestro cuerpo físico, cuando tenemos un accidente automovilístico o chocamos bruscamente con un objeto, nuestro cuerpo queda frenado bruscamente, pero nuestra Aura sigue por inercia atravesándolo hasta una distancia concreta dependiendo de la velocidad, llegado a este punto sufre un retroceso, repitiéndose hacia adelante y hacia atrás, perdiendo fuerza cada vez hasta que se recoloca, buscando la armonía con el cuerpo físico, unas veces lo consigue y otras no.

Cuando no queda bien situada, es cuando decimos que esta desplazada, esto hace que pierda su efectividad y da la sensación de que estamos ebrios, desequilibrados, chocamos con los muebles y puertas, como si no midiéramos bien nuestro entorno, se nos caen objetos de las manos, como si estuviéramos torpes, tenemos sensación de vértigo al agacharnos, etc.

También se puede desplazar el Aura durante el sueño, cuando realizamos viajes astrales involuntarios, si algo nos alerta regresamos bruscamente a nuestro cuerpo físico, ¿no has tenido la sensación de caerte de la cama o de impacto?, es probable que si, pues esa es otra manera.

El test se realiza haciendo un barrido con la mano por encima del cuerpo, si cambia el indicador hay un desplazamiento áurico sino, se trata de cicatriz áurica. En caso de desplazamiento del aura pondremos los dedos índice y corazón en el punto 41VB, superficialmente en los dos pies (bilateral), de 30 segundos a 1 minuto.

Cicatriz Áurica

El Aura es muy sensible, por lo tanto fácil de dañar, en algunas culturas, cuando hacen una sesión de sanación y trabajan a nivel áurico son muy comedidos, para no dañarla, utilizan plumas, el humo de los sahumerios, el sonido, el color, etc. En occidente actuamos sobre el cuerpo físico, menos preciando el áurico, esto tiene sus consecuencias, si nos han hecho una intervención quirúrgica, ahí donde han cortado físicamente, también lo han hecho en el Aura, la cicatriz une lo físico, pero deja una abertura áurica y energética (meridianos y nadis), con las consiguientes alteraciones en los órganos y partes del cuerpo que se encuentran en su radio de acción. Por ejemplo en la cabeza podría afectar en forma de alteraciones psíquicas.

Ya hemos visto en el punto anterior como se realiza el test para saber si hay una cicatriz áurica, para comprobar su ubicación haremos un barrido más lento y por tramos más pequeños, por ejemplo un brazo, la rodilla etc., hasta encontrar el sitio exacto del cuerpo.

El tratamiento se realiza manteniendo la mano sobre la cicatriz entre 30 segundos y 1 minuto, aunque también se puede hacer el símbolo del infinito varias veces sobre la cicatriz. Deberemos también comprobar si hay energías interferentes (bajo astral, emociones nocivas, garrapatas energéticas, ..) ya que el desequilibrio energético que se produce, puede dar lugar a que otras energías nos parasiten en el punto donde se da este problema.

También podemos emplear un kit de chakras para ver a que capa esta afectando el desplazamiento del aura o la cicatriz áurica.

Ángel Salazar Magaña (angelsalamag@gmail.com)

Kinepharma.

 

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español
  • Francés
  • Italiano