Ácidos grasos esenciales

Las grasas están compuestas de unas moléculas  denominadas ácidos grasos, que en función de su capacidad para ser sintetizadas por el propio organismo se clasifican en:

  • Ácidos grasos esenciales: Aquellos que el organismo no es capaz de sintetizar, por lo que la única manera de obtenerlos es a partir de la dieta.
  • Ácidos grasos no esenciales: Son aquellos que el organismo puede sintetizar a partir de otros nutrientes.

Nos centraremos en los esenciales (AGES), estos son componentes nutricionales vitales ya que son necesarios para llevar a cabo innumerables funciones. Se distinguen principalmente tres tipos:

  • Ácido linoleico
  • Ácido linolénico
  • Ácido araquidónico.

Los AGES se encuentran en alimentos de origen animal y vegetal, fundamentalmente las semillas vegetales y los aceites de pescado de aguas frías.

  • Omega 3: A este grupo pertenece el ácido alfa linolénico; otros ácidos grasos pertenecientes a la forma omega 3 son el ácido eicosapentanoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), ambos se sintetizan con la intervención del ácido alfa linolénico. La fuente principal de obtención son los aceites de pescado, de semillas como el lino, semilla de grosellero negro etc.
  • Omega 6: La forma más común es el ácido gamma  linolénico (GLA). Este ácido graso facilita la pérdida de peso en pacientes con sobrepeso, inhibe la agregación plaquetaria (coagulación anormal), mejora los síntomas de depresión y esquizofrenia, alivia los síntomas del síndrome premestrual y es beneficioso para tratar la adicción al alcohol. La fuente principal de obtención es de origen vegetal, aceite de girasol, borraja, prímula ect.

 

Funciones de los AGES

Son principalmente los siguientes:

  • Protección cardiovascular:

– Reducen la acumulación de lípidos en las paredes arteriales.
– Disminuyen la presión arterial.
– Interviene en el mantenimiento y realización de la contracción cardiaca.

  • Hematológicas:

– Prolongan el tiempo de coagulación sanguínea. Inhiben la síntesis de tromboxano.
– Promueven la síntesis de hemoglobina.
– Inducen la disminución en sangre de triglicéridos.

  • Metabólicas:

– Intervienen en la síntesis de colesterol y a la vez promueven la eliminación de su exceso.
El colesterol es indispensable para llevar a cabo funciones vitales y se encuentra en la bilis, sangre, tejido cerebral, hígado, riñones, glándulas adrenales y en las vainas de mielina de las fibras nerviosas.
– El colesterol interviene en la absorción y transporte de ácidos grasos y es esencial para la síntesis de vitamina D.

  • Estructurales:

– Forman parte de la estructura de las membranas celulares, además poseen a este nivel un efecto reparador  de células y capilares. Por ello el aporte de AGES incrementa la fluidez  de las membranas celulares de manera que promueve el adecuado funcionamiento y previene el deterioro celular.
– También el colesterol, cuya síntesis se lleva a cabo  por la intervención de las AGES y que forma parte de las hormonas adrenales y reproductivas.

  • Otras:

– Enlentece la síntesis de leucotrienios (compuestos que agravan la inflamación). Favorece a pacientes con artritis, lupus, psoriasis y otras alteraciones inflamatorias.
– El colesterol interviene en la prevención del crecimiento bacteriano y vírico.
– Los acidos grasos polinsaturados incrementan la resistencia frente a enfermedades.
– Nutre el colágeno en la piel, uñas, pelo previniendo la aparición de eccemas, psoriasis, alopecia y uñas quebradizas.
– Mantenimiento de la temperatura corporal.
– Los AGES especialmente el ácido alfa linolénico, son precursores de prostaglandinas, importantísimas en muchas funciones de la célula, especialmente en el sistema inmunitario.

Deficiencia de AGES

  • Deficiencias en ácido linoleico (Omega 6): acné, cambios de personalidad y comportamiento, alteraciones biliares, inhibición de la cicatrización, alteraciones cardiovasculares, inflamación prostática, sed, sudoración excesiva, artritis, abortos, alteraciones cutáneas, esterilidad masculina entre otras.
  • Deficiencias en ácido linolénico (Omega 3): Alteración del crecimiento, retraso del aprendizaje, hormigueo en las extremidades, alteración de la coordinación motora y alteraciones visuales entre otras.

Fuentes de AGES

Se presentan tanto en animales como en vegetales, las fuentes principales son:

Para el omega 3: Tenemos las siguientes fuentes principales de obtención:

  • El aceite de salmón
  • Lino y sus aceites es un 57 % de omega 3 y un 16 % de omega 6
  • Semillas de Chia o salvia hispanica con un contenido mínimo de 58% de omega 3 y que a veces puede llegar al 65%.
  • Semillas de cáñamo.

Para el omega 6: destacan:

  • El aceite de semillas de groselleros negro con un contenido del 44 %
  • El aceite de Borraja, compuesto entre un 56 y un 65 % de omega 6 fundamentalmente acido alfa linoleico.
  • Aceite de prímula.
  • Aceite de girasol.

Exceso de Omega 6

Debido a que nuestra alimentación hoy en día tiene un exceso de omega 6 en relación al omega 3 debemos equilibrar ese exceso de omega 6 con la alimentación correcta es decir aumentando el porcentaje de omega 3 en nuestra alimentación. Esta debe ser de 3:1 en favor de estos últimos.

Entre otras cosas, el Omega 6 se utiliza en el organismo para fabricar ácido araquidónico que a su vez sirve para fabricar sustancias pro-inflamatorias como el tromboxano A2, las prostaglandina PGE2 y los leucotrienos B4. La producción de estas sustancias está regulada por los Omega 3. Por ejemplo, los niveles de prostaglandina PGE2 (inflamatoria, derivada del Omega 6) están regulados por los niveles de PGE3 (antiinflamatoria, derivada del Omega 3).

El exceso relativo de Omega 6 con respecto del omega 3,  favorece por lo tanto la aparición de problemas de tipo inflamatorio y hoy en día se sabe que los trastornos inflamatorios se relacionan con trastornos cardiovasculares, inmunológicos y metabólicos.

Testaje y terapia

El testaje se hace con la ampolla de falta de ácidos grasos esenciales contenida en un testaje básico de kinesiología. El terapeuta suele obtener muy buenos resultados del uso de los AGES, como prevención y ayuda a la salud en general y en situaciones concretas de:

  • Alcoholismo
  • Cáncer de mama
  • Enfermedad cardiovascular
  • Protección del sistema inmunitario
  • Candidiasis
  • Síndrome Premestrual
  • Obesidad
  • Artritis reumatodies y en general todas las enfermedades de origen inflamatorio.
  • Enfermedades degenerativas crónicas.

Por tanto animaros a que useis estos productos junto a vitamina E que aumenta su eficacia, porque en la mayoría de las ocasiones van a ir muy bien para vuestros pacientes, con la salvedad de aquellos que tengan problemas de coagulación en sangre  o hayan pasado por una operación quirurgica reciente.

Ángel Salazar

Kinepharma.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español