Sep 15, 2017

Cómo la microbiota intestinal mejora la salud inmunológica

virus, bacterias, microbiota

Como es de esperar, nuestra microbiota intestinal desempeña funciones específicas que mejoran nuestra capacidad de digerir, absorber y eliminar los alimentos que comemos ; sin embargo, los beneficios de las bacterias intestinales se extienden mucho más allá de la digestión.

Uno de los beneficios no digestivos más conocidos de las buenas bacterias intestinales es un sistema inmunológico más fuerte. Esto sucede de varias maneras, pero generalmente es el resultado de la capacidad de nuestra microbiota de prevenir que los organismos patógenos se apoderen de nuestros cuerpos.

Como un subproducto natural de su propio metabolismo, los microbios que viven con nosotros producen sustancias que nuestros cuerpos utilizan para fortalecer nuestras defensas contra las bacterias, la levadura y otros organismos invasores. Las investigaciones han demostrado, por ejemplo, que las bacterias que recubren los intestinos refuerzan la barrera que impide que los patógenos salgan del tracto gastrointestinal y penetren en el cuerpo. Esto es particularmente importante en el intestino grueso, donde la materia fecal se acumula antes de ser excretada. Sin una fuerte barrera en esta zona, las toxinas de las heces pueden ser reabsorbidas, lo que representa una carga adicional para nuestro sistema inmunológico. Es lo que sucede en el síndrome de intestino permeable.

Este mecanismo de protección depende de un ácido graso conocido como butirato o ácido butírico, que es producido por las especies de bacterias intestinales Lactobacillus y Bifidobacterium. Una de las principales funciones del butirato es promover el crecimiento de las membranas mucosas que recubren los intestinos y aumentar la producción de moco. Esta mucosa alinea y protege las paredes de los intestinos y se desprende constantemente llevándose patógenos con ella.

bacteria-mucosa intestinal

Las bacterias buenas también apoyan la salud inmune al mantener el tracto digestivo a un nivel de pH en el que es difícil, si no imposible, para las bacterias indeseables, tales como la salmonella (que provoca intoxicación alimentaria), shigella (que causa diarrea), y E. coli (que puede causar enfermedad intestinal y insuficiencia renal crónica), tomar raíces y crecer. La flora intestinal sana también produce un ácido graso volátil que, junto con otros subproductos, hace que sea difícil para el hongo y la levadura sobrevivir.

Por último, la microbiota también ayuda a mantener un tránsito intestinal regular. Cuanto más corto sea el tiempo de tránsito del intestino, menos oportunidades hay para que las toxinas sean reabsorbidas en nuestro torrente sanguíneo.

Para realizar un diagnóstico del estado del sistema inmunitario intestinal, la mucosa intestinal así como la existencia de bacterias, virus o parásitos, dispones del  kit de testaje básico o básico ampliado.

 

 

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español
  • Francés
  • Italiano
  • Portugués, Portugal