Ago 26, 2016

Por qué incorporar la espirulina a nuestra dieta

espirulina

La espirulina, es un alga verdeazulada que contiene una combinación de gran cantidad de nutrientes, de ahí que se le conozca como un superalimento que sana nutriendo el cuerpo.

Contiene una combinación de ácidos grasos insaturados, polisacáridos, aminoácidos esenciales, vitaminas, minerales, enzimas y pigmentos que aportan nutrientes a nuestro organismo, protegiendo nuestra salud y estimulando el sistema inmunitario.

La espirulina está compuesta también por un amplio abanico de antioxidantes a los que debe una parte importante de dichas propiedades beneficiosas para la salud.

Como sabemos, los radicales libres son moléculas muy inestables que se producen en el cuerpo y reaccionan con las células de los distintos órganos provocando lesiones que a largo plazo pueden originar enfermedades. Es inevitable generar radicales libres, ya que nuestro organismo mismo, al metabolizar, produce desechos, pero su cantidad se ve incrementada por factores externos como; el estrés, una dieta poco saludable, contaminación, medicamentos, tabaco, alcohol, etc. Para evitar daños a las células el organismo necesita desactivar los radicales por medio de compuestos antioxidantes. En este sentido, la espirulina es un estupendo complemento alimenticio para lidiar contra los radicales libres.

Para hacer frente a algunas dolencias podremos notar una notable mejoría solo unas semanas después de consumirla con regularidad , pero, para mantener los efectos y evitar la reaparición de los síntomas conviene seguir tomándola. Como se trata de un alimento y no de un fármaco, su uso continuado no tiene efectos secundarios.

superalimento, espirulina

La espirulina resulta también muy beneficiosa para prevenir el cáncer. Los nutrientes que mejor nos protegen contra esta enfermedad son los antioxidantes, gracias a su capacidad para dejar inactivos los radicales libres (responsables de la oxidación de las células y de la aparición de numerosos procesos tumorales y cancerígenos).

Contiene grandes cantidades de antioxidantes como el betacaroteno y otros carotenoides, vitamina E, selenio, ficocianina, clorofila o superóxido dismutasa. Es el alimento con mayor cantidad de betacarotenos, diez veces por encima de la zanahoria.

El pigmento azul que da color a la espirulina o ficocianina, también tiene propiedades anticancerígenas. Además, parece contener unos polisacáridos que logran estimular la reparación del ADN dañado de las células, una de las principales causas de aparición de esta enfermedad.

Su alto contenido en fibra ayuda a regular el tránsito intestinal y a limpiar los residuos atascados en el colon.

La espirulina es un alimento que ayuda a reducir los niveles de colesterol demasiado elevados. Una investigación llevada a cabo en Japón mostró que con tan sólo 4g de espirulina diarios se pueden reducir sustancialmente los niveles de colesterol en la sangre.

Para los diabéticos también es un complemento ideal, ya que su consumo regular produce una reducción del nivel de azúcar en sangre, además de elevar el colesterol “bueno” o DHL y bajar el “malo” o LDL y los triglicéridos, cuyos valores en los diabéticos suelen ser más altos.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español
  • Francés
  • Italiano