¿Por qué son tan importantes los antioxidantes?

A medida que pasa el tiempo y cumplimos años, la síntesis de las enzimas Super-oxido-dismutasa (SOD) o la Glutatión-peroxidasa (GSPx), de gran actividad antioxidante, va decreciendo, a la vez que aumenta nuestra intoxicación celular; de ahí la importancia de los antioxidantes para combatir los radicales libres.

Ya vimos en nuestro artículo “Los mecanismos de desintoxicación del organismo” que en la fase de activación se oxidan los tóxicos gracias a una serie de enzimas llamadas citocromos P450. Los productos resultantes de este metabolismo son inestables y si no son metabolizados con rapidez dan lugar a radicales libres, produciendo lo que se conoce como estrés oxidativo que da lugar a innumerables problemas de salud.

El daño que los radicales libres producen en los tejidos, depende del balance entre las especies reactivas del oxígeno (entre ellas los radicales libres) y las defensas antioxidantes de que dispone todo organismo humano.

Estas defensas del sistema antioxidante operan contra  la acción dañina de los radicales libres. Lo importante para la salud de las personas es el balance oxidativo; es decir, que radicales libres y antioxidantes se equilibren de tal modo que el daño se minimice.

Desequilibrio oxidativo

Ahora bien, se puede perder el equilibrio entre radicales libres y antioxidantes cuando hay situaciones de estrés, mala nutrición, enfermedad, o como por desgracia ocurre en nuestros días por el exceso de adición a productos tóxicos como el tabaco, el alcohol o el café y es entonces cuando aparece el estrés oxidativo: ha habido pues una disminución de los sistemas defensivos del organismo y un aumento en la velocidad  de  generación  de  especies  reactivas  del oxígeno.

El sistema defensivo vemos que está muy relacionado con la oxidación que acompaña al proceso de envejecimiento. Si no tuviéramos un complejo sistema inmunológico sucumbiríamos frente a la ingente cantidad de elementos y factores externos e internos que nos atacan cada día.

Cuando nos preguntamos por qué el hierro se oxida cuando se expone a los elementos atmosféricos o una manzana se vuelve marrón al cortarla, nos estamos cuestionando sobre los efectos destructivos y dañinos de los oxidantes (radicales libres) que encontramos habitualmente en el medio ambiente. La oxidación causa lesiones similares en las células de nuestro organismo.

Principales antioxidantes

Cuando    nosotros    respiramos,    hacemos    la    digestión, practicamos ejercicio o simplemente dormimos, nuestro cuerpo produce agentes potencialmente perjudiciales denominados radicales libres. Las reacciones en  cadena de los radicales libres se producen cada día innumerables veces, empeorando esta situación otros agentes como el estrés o la contaminación ambiental. Pero la naturaleza nos ofrece medios para protegernos de estos agentes que se conocen como antioxidantes y que actúan contra los radicales libres. Entre los antioxidantes  más importantes se incluyen:

  • Los carotenoides como el beta caroteno.
  • La vitamina C.
  • La vitamina E.
  • La NAC (N-acetii-L-cisteina).
  • El glutatión.
  • La L-cisteina.
  • Selenio y Zinc componentes de de las enzimas Super-oxido-dismutasa (SOD) y de la Glutatión-peroxidasa (GSPx) respectivamente son importantísimos en la detoxificación celular y en la reducción de los radicales libres.
  • Componente que se encuentran en  plantas como el ginkgo biloba, el mirtilo, el vino tinto(piel de uva) y el té verde.

Para ver con más detalle la necesidad de antioxidantes en el test kinesiológico, lo podremos hacer utilizando la ampolla de radicales libres en un test básico, así como las ampollas de SOD, GPSx de un test de sistema endocrino además de las ampollas de minerales y vitaminas.

Ángel Salazar Magaña (angelsalamag@gmail.com)

Kinepharma.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español
  • Francés
  • Italiano