Tres pasos para vencer la obesidad

«Europa es el segundo continente con más obesos del mundo», según el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), «sólo superados por los americanos», además el informe subraya que «aquí se fuma y se bebe alcohol más que en ningún otro sitio en el mundo».

Respecto al sobrepeso, seis de cada 10 europeos es obeso o tiene sobrepeso (concretamente el 59%), aunque en algunos países esta cifra llega hasta el 67% («y España está por encima de la media europea»). De hecho, la OMS recuerda que este problema se ha triplicado en algunos países europeos desde los años 80, lo que constituye un importante reto de salud público tanto por las consecuencias para estos individuos como para los sistemas sanitarios que tienen que atenderles.

El sobrepeso significa que tenemos un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer, problemas en las articulaciones, problemas del sistema inmunológico, y casi todas las enfermedades y dolencias. ¿Podemos pensar en una sola enfermedad cuyo factor de riesgo sería más bajo teniendo sobrepeso? Sencillamente no. Aparte del aumento de todo aquello que no quieres como la grasa, la tripa, las caderas etc, no debemos olvidar los problemas funcionales asociados al exceso de grasa como baja energía, problemas de sueño, poco o ningún deseo sexual, dificultad para moverse, baja concentración mental y sólo por nombrar unos pocos.

Entonces, ¿qué podemos hacer al respecto?, no hay soluciones mágicas, ni podemos estar lamentándonos, pero si podemos tomar soluciones:

Hay Tres pasos que podemos iniciar ahora mismo con un mínimo esfuerzo para perder grasa, con el objetivo de que intentes bajar de 15 a 10 kgs. Sólo estos 3 cambios nos pueden llevar en la dirección correcta.

1) Realizar deporte de forma suave y constante. Diga lo que diga la gente este es el mejor sistema de perder peso, incluido la dieta. Lo ideal es realizarlo con un sistema que mida nuestra frecuencia cardiaca y nos asegure que no sobreentrenemos.

Siempre que realicemos una actividad física como, correr, nadar, andar etc. a ritmo constante y periódicamente, al menos 4 veces en semana, la pérdida de peso está asegurada. Por ejemplo si usted tiene 40 años, su ritmo cardíaco aeróbico máximo sería 130. (180-40-10). Su zona de ejercicio está entre este número y 10 menos. Así, en este ejemplo, la zona sería una frecuencia cardíaca de 120-130.

Es importante que el ejercicio se realice con un calentamiento y terminación adecuados. Su objetivo es 40 minutos, 4 veces a la semana. Eso es lo mínimo. Si puede aumentar a 45-60 minutos 5 días a la semana, mejor. Si usted está empezando, haga sus primeras semanas sólo 30 minutos, 4 veces a la semana y luego lentamente hasta los 40 minutos, 5 veces a la semana durante un mes.

2) Dejar de comer todo el azúcar blanco, harina blanca, y cualquier sustituto del azúcar, natural o imitación. No azúcar significa absolutamente cero, azúcar blanca, morena, etc. No harina blanca significa exactamente eso, nada hecho con harina, y esto incluye harina de trigo también, tampoco aspartamo, sacarina, agave, xilitol, maltitol, sorbitol ni estevia tampoco. Sin fructosa, y sin zumo de frutas, 100%. El único edulcorante que puedes usar es la miel.

3) Intentar llevar una vida más armoniosa y más saludable. No solo en la alimentación con comidas más sanas, con más verduras y mayor porcentaje de vegetales crudos, nada de fritos ni grasas saturadas, cenas menos copiosas o prácticamente inexistentes. También en la forma de afrontar los problemas, el estrés y la generación de cortisol como ya veíamos en artículos anteriores provoca que el organismo transforme gran cantidad de azúcar almacenada en grasa. Por ello debemos practicar una vida sana y tranquila con más relación con la naturaleza, salir al campo y si es posible meditar al aire libre.

Angel Salazar

Kinepharma

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español
  • Francés
  • Italiano