Jun 12, 2016

Recupera el chi o fuerza vital gracias al tercer chakra

El tercer chakra,  Manipura, se encuentra en la zona del plexo solar, a la altura de la boca del estomago.

El hígado, la vesícula biliar, el páncreas y el sistema digestivo están regidos por él.  También, se asocia con las glándulas suprarrenales y los riñones pero, sobre todo, nos protege de las energías negativas a nivel psíquico que suponen un riesgo para nosotros mismos.

Manipura actúa como sistema inmunitario psíquico y del conjunto de chakras, se cierra cuando detecta un peligro, elevando su temperatura y expandiendo su energía protectora hacia el segundo y cuarto chakra.

Un síntoma de que el tercer chakra se está cerrando es un dolor punzante en el estómago que no guarda relación con la sensación de hambre.

Hace de catalizador o traductor de la información energética entre chakras, es decir, siempre que Manipura esté funcionando correctamente tendrá la facultad de catalizar la información espiritual procedente de los chakras superiores y enviarla traducida hacia los 2 inferiores. De esta manera, la información espiritual o nuestra sabiduría intrínseca,  proveniente de los chakras superiores, es utilizada por los inferiores para actuar  conforme a lo que nos dicta nuestro corazón, existiendo un equilibrio entre lo que pensamos, decimos y hacemos.

También, de la misma forma, traduce y hace llegar la información corporal del primero y segundo chakra a los chakras superiores.

tercer chakra, energía vital, amarillo

Manipura, significa “gema brillante”, por considerarse el centro de donde emana la energía vital o lo que la medicina tradicional china conoce como el chi vital.

Su color es el amarillo, el color que simboliza lo mental, comprendiendo aspectos estrictamente mentales como la memoria, el pensamiento lógico y racional  o la acción  y aspectos más espirituales como la sabiduría y la intuición. También se le atribuye el color violeta, por su capacidad de transmutar pensamientos y formas de actuar permitiéndonos conectar con nuestro verdadero yo.

Está relacionado con el sentido de la vista, gobernada según la MDC por el hígado. La vista se entiende como la capacidad de observar,  el paso previo antes de tomar cualquier decisión en nuestra vida. Nos permite elegir y ver con claridad el camino correcto entre todos los demás. Nos ayuda a planificar nuestras vidas de la forma correcta, a establecer un objetivo vital y perseguirlo desde la sabiduría, teniendo en cuenta nuestras posibilidades y circunstancias.

Así pues, si el primer chakra, trabajaba todos aquellos aspectos vinculados a nuestra supervivencia más terrenal y el segundo chakra nos ayuda a distinguir entre placer y dolor y a asimilar nuestras experiencias vitales, el tercero nos permite desarrollarnos como seres individuales y nos libera.

Desde la voluntad individual elegimos, actuamos y nos hacemos responsables de quienes somos, de nuestras elecciones y acciones. Manipura, nos ayuda a ver con claridad hacia dónde dirigir esa voluntad.

Aquí es de donde surge nuestra fuerza interna, la perseverancia para seguir avanzando a pesar de las dificultades y de los obstáculos. Nos aporta la capacidad de transformarnos, de renacer de nuestras cenizas como el ave fénix.

También, está relacionado con la aceptación y el reconocimiento. Si el tercer chakra está equilibrado, sabemos gestionar las relaciones desde nuestro centro, no hay miedo al rechazo y a las críticas, somos capaces de crear nuestra propia identidad, sin necesidad de buscar el reconocimiento y la aceptación de nuestro entorno.

Como vemos, revisar en nuestro test kinesiológico el estado de este chakra es importante, sobre todo, si la   persona tiene dificultades para dirigir su vida, carece de fuerza vital o voluntad y  requiere aprender a tomar decisiones sin miedo,  desde su propia identidad o esencia.

 

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español
  • Francés
  • Italiano