La conexión entre la Vitamina D y el magnesio

Con el paso de los años se ha demostrado la importancia de la vitamina D para el buen funcionamiento del sistema inmunológico, el rendimiento cognitivo y la salud cardiovascular. No es de extrañar que su consumo haya crecido de manera considerable a lo largo de los últimos 10 años. No obstante, es necesario señalar que para que la vitamina D realice correctamente su función necesita del apoyo del magnesio. Veámos cómo.

Los beneficios de la vitamina D

La vitamina D a niveles óptimos promueve la retención y absorción de minerales como el fósforo y el calcio, esenciales para el óptimo desarrollo de huesos y dientes. De hecho, una deficiencia de vitamina D puede llegar a causar raquitismo y osteoporosis.

Una buena manera de que esta vitamina llegue al organismo es mediante la exposición controlada a los rayos solares. Tomar el sol siempre con protección, favorece la regulación en sangre de minerales como los mencionados anteriormente.

Otra gran fuente de vitamina D es una dieta rica en lacteos, huevos, salmón, sardinas e hígado de vacuno. Estos alimentos ayudan a la función inmune del organismo, así como retrasan su envejecimiento. Pero, ¿por qué la vitamina D necesita del magnesio para ser realmente efectiva?

El papel del magnesio en la activación de la vitamina D

A lo largo de los años, los investigadores han descubierto que el magnesio es un mineral esencial para sacar partido saludable a la vitamina D. De hecho, las personas con niveles insuficientes de magnesio no son capaces de obtener todos los beneficios de la vitamina D.

El magnesio no solo ayuda a transportar la vitamina D en la sangre, sino que además activa sus propiedades. El consumo de vitamina D, bien por exposición solar o bien por vía oral es del todo inactiva. Antes de que esta vitamina se active para realizar sus funciones vitales es necesario que las enzimas, tanto del hígado como de los riñones hagan su trabajo. Estas enzimas necesitan del magnesio para su correcto funcionamiento. De lo contrario, la vitamina D estará presente en el organismo, pero de manera inactiva.

Por lo tanto, el magnesio ayuda a activar los receptores necesarios para que las células aprovechen de manera absoluta la vitamina D. Según los últimos estudios sobre longevidad, esta combinación de magnesio y vitamina D podría salvar vidas, ya que reduce el riesgo de padecer:

  • Diabetes tipo II.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Depresión y demencia.
  • Trastornos musculoesqueléticos.
  • Algunos tipos de cáncer.
  • Problemas relacionados con el sistema inmunológico.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español
  • Francés
  • Italiano
  • Portugués, Portugal