Mar 17, 2016

Numerosas investigaciones demuestran la importancia de la vitamina C

importancia de la vitamina C

Las vitaminas antioxidantes, concretamente la Vitamina C y la E, han sido objeto de exhaustivas investigaciones en los últimos años.

El aporte de altas dosis suplementarias de dichas vitaminas es  un método efectivo y seguro para reducir el impacto del envejecimiento en el cuerpo.

Desde 1951, se han publicado alrededor de 10.000 estudios sobre la vitamina C, en los cuales se ha podido evidenciar científicamente el uso de esta vitamina para lograr una vida más larga y para prevenir y sanar enfermedades como el Alzheimer, el cáncer o patologías cardiovasculares.

En 1960, Linus Pauling, dos veces laureado premio Nobel, empezó a recomendar el uso de altas dosis de vitamina C o ácido ascórbico, para reducir los síntomas del resfriado y la gripe.

Algunos años después, Pauling, realizó un estudio sobre pacientes con cáncer en estado terminal, comprobando que al suministrar diariamente a dichos pacientes 10 gramos de vitamina C por vía intravenosa, se lograba prolongar el periodo de supervivencia de meses a años. También observó que tales dosis ayudaban a reducir el severo dolor que experimentaban los pacientes. Posteriormente se han seguido realizando investigaciones, obteniendo resultados favorables al respecto.

El ser humano, no puede fabricar la vitamina C por sí mismo, del conjunto de todos los mamíferos que caminan, nadan o vuelan, nosotros pertenecemos al pequeño grupo que no sintetiza vitamina C a partir de la glucosa en el hígado. Por eso, es tan importante ingerirla de manera regular.

Partiendo de que los animales que producen vitamina C lo hacen en proporción al peso de sus cuerpos, la equivalencia en humanos según estos  datos, sería entre 10 y 12 gramos de vitamina C al día, mientras que la dosis mínima recomendada diariamente para un adulto es de 60 a 100 miligramos.

Como vemos, la dosis recomendada de vitamina C, está muy por debajo de lo que el resto de seres vivos sintetizan por sí mismos.

vitamina C

A parte de la conocida acción antioxidante de la vitamina C, existen muchas reacciones bioquímicas que requieren de su participación, por ejemplo:

-Para sintetizar el colágeno; el tejido del que están hechos nuestros huesos, la piel, los vasos sanguíneos y hasta los músculos.

-Para absorber bien el hierro y sobretodo es importante para que podamos metabolizar el calcio.

-Se ha demostrado su eficacia combatiendo las infecciones víricas y bacterianas.

Y, además, de acuerdo a estudios recientes, se ha podido demostrar que:

– Una dosis de 500miligramos/ día puede reducir la Presión arterial un 10%.

– Suplementos de 1000 miligramos diarios, pueden ayudar a revertir el daño en los vasos sanguíneos debido al colesterol. Es decir, mejora la elasticidad de los mismos.

-Numerosos estudios han demostrado que también protege contra el derrame cerebral y de los daños que pueda causar el mismo.

-Dosis alta de entre 1000 a 10.000 miligramos al día, ayudan al organismo a resistir la gripe.

-Las cremas ricas en vitamina C, reducen las arrugas finas y la aspereza típica de la piel envejecida, mejora la tonicidad y la complexión de la tez.

-Ayudan a prevenir la osteoporosis (según los datos de un estudio realizado a mujeres  de mediana edad y ancianas, que gracias a la toma de suplementos tenían una densidad ósea mucho mayor que la resta).

Para ver con más detalle la necesidad de antioxidantes en nuestro organismo, entre ellos la vitamina C,  podemos realizar un test  kinesiológico utilizando la ampolla de radicales libres del kit para Test básico ampliado. Las ampollas de SOD y GPSx de un test de sistema endocrino, así como, las ampollas de vitaminas y minerales.

 

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español
  • Francés
  • Italiano