Beneficios de la reflexología podal en la circulación venosa

Hay veces que encontramos tobillos hinchados, capilares externos rojos o azulados, a veces casi negros, los dedos fríos o muy calientes, dependiendo de la estación y de color blanco o rojo oscuro; surcos o hinchazón en toda el área refleja del intestino delgado (importantísimo en la creación de una sangre fuerte y un corazón sano). Estas anomalías  en la morfología de los pies son claramente un signo de deficiencia de la circulación venosa periférica.

Dar información al flujo sanguíneo

El masaje de pies y la reflexología podal en concreto, puede ayudar enormemente a desatascar la mala circulación, siendo el primer órgano beneficiado el corazón.

Recuperar la seguridad interior

Pero hay más, hay que tener en cuenta que la fuerza que mueve los sentimientos está en el corazón: alegría y dolor, rabia y vergüenza, miedo y ansiedad aceleran el ritmo del corazón haciendo circular a la sangre con una presión que a veces puede generar afecciones más o menos graves del músculo cardiaco. Por eso a quienes han sufrido un infarto se les recomienda evitar las emociones fuertes.

Cabe recordar a este respecto que el masaje del pie, además de otros efectos físicos, ayuda a calmar la zona torácica y  aporta fuerza para mantenerse firme ante el dolor y otras emociones negativas que puedan turbar el corazón.

Tratamiento

El tratamiento consta de 4 fases:

  • Se inicia masajeando la planta del pie de derecha a izquierda en el punto reflejo de riñón. De esta forma conseguimos así que la persona tenga una micción abundante: es muy importante comenzar a deshinchar todo el cuerpo liberándolo de la sobrecarga de toxinas.
  • A continuación se trabaja todo el cuello del pie con un masaje veloz y ligero con el fin de ayudar al reflujo sanguíneo venoso: de esta forma hacemos que todas las venas que están más marcadas se descongestionen y cambien de color pasando casi a ser imperceptibles.
  • A continuación se masajeará toda el área refleja del intestino delgado (el centro de la planta del pie) con el fin de mejorar la digestión. Lo hacemos porque el intestino delgado es el “gran maestro” creador de una sangre sana y fuerte. De hecho al intestino llega toda la sangre después de ser digerido el alimento. El intestino delgado además manda al colon todo el material de desecho de la digestión que será así eliminado.
  • El trabajo se podrá considerar terminado cuando el color y la temperatura de los dedos del pie hayan vuelto a la normalidad. Los dedos pasarán a tener un color rosáceo y el terapeuta sentirá un calor agradable al sostener los pies del paciente con sus manos.

Ángel Salazar Magaña (angelsalamag@gmail.com)

Kinepharma.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español
  • Francés
  • Italiano