La verdad sobre el colesterol

El colesterol NO es una de las principales causas de infartos y accidentes cerebrovasculares (infartos cerebrales), esto es completamente falso.

Las estatinas prescritas para este “síntoma” son los fármacos utilizados para combatir el colesterol. En España, la mitad de la población adulta tiene el colesterol alto. De ellos, el 50% lo sabe y, de éstos, casi la mitad está siendo tratada con fármacos para reducirlo.

Pero el colesterol no es el responsable directo de los problemas cardiovasculares sino que en realidad es una defensa del organismo ante un problema. Por tanto las personas que están tomando estatinas ponen en peligro su salud, porque a demás de eliminar el colesterol cuando es necesario,  pueden experimentar una interminable lista de efectos secundarios: insuficiencia cardiaca, dolores musculares, pérdidas de memoria, lesiones en el hígado, etc.

Un estudio publicado por el American Heart Journal en 2009, con 137.000 pacientes ingresados por crisis cardiacas demostró que alrededor del 75% de estos pacientes tenía unos niveles de colesterol “normales”.

Esto lo analizamos en el artículo de Kinepharma de 3 de diciembre de 2003 “Nutrición en las enfermedades cardiacas” en la que el Dr. Dwight Lundell, jefe del Servicio de Cirugía Coronaria del Banner Heart Hospital concluye, que sin inflamación en el cuerpo, no es posible que se acumule colesterol en las paredes de los vasos sanguíneos y se den enfermedades cardíacas.

Y el principal causante de la inflamación es la sobrecarga de hidratos de carbonos simples y procesados así como el exceso de consumo de aceites vegetales de mala calidad presentes en muchos alimentos procesados.

¿Qué sentido tiene entonces esta prescripción?

¿Por qué médicos, ni hospitales ni empresas farmacéuticas, ni tantos profesionales de la medicina, nos dicen la verdad acerca de las estatinas?

¿Por qué no nos informan que los medicamentos que disminuyen la tasa de colesterol provocan tantos efectos secundarios, sin proteger contra las enfermedades cardiovasculares? Existen varios motivos:

En primer lugar, los cientos de grandes cardiólogos y catedráticos de Medicina que deberían reconocer públicamente que llevan treinta años equivocados. Hoy en día, a las personas que se muestran críticas o en desacuerdo con esta tendencia se las tacha de apóstatas, ignorantes, y se las deja en ridículo. El extraordinario libro del cardiólogo francés Michel de Lorgeril sobre la prevención de infartos por medios naturales, ha sido completamente ignorado por la prensa.

Sin embargo, Michel de Lorgeril, reputado investigador del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia (CNRS), ha escrito cientos de artículos en las más prestigiosas revistas científicas. Su libro contiene la información más actual sobre este estudio, así como numerosos consejos vitales y tranquilizadores para aquellas personas que temen por su corazón y sus arterias. En vista de lo importantes que son estas conclusiones para millones de enfermos en todo el mundo, el silencio de los medios de comunicación es inexplicable.

En segundo lugar, la medicina se ha convertido en un negocio, y si no se consumen medicamentos, priorizando la prevención, o la cura por medios naturales, no se hace dinero.

Efectos de las estatinas y de la falta de colesterol

Uno de los efectos más perjudiciales para la salud de las estatinas, es la pérdida de la coenzima Q10, fundamental para que nuestros músculos funcionen, en especial el corazón. Es anecdótico intentar curar el corazón eliminando las reservas de CoQ10. Deberíamos compensarlo rapidamente tomando suplementos de CoQ10 y en la actualidad muy pocos médicos informan de ello a sus pacientes.

Generalmente los médicos y científicos suelen tratar con desprecio al colesterol, esto lo vemos a diario lo que se refleja en toda la sociedad, incluso en anuncios de la televisión, pero lo cierto es que es un componente básico del cuerpo humano. De hecho, una tasa de colesterol demasiado baja está directamente relacionada con problemas de salud, especialmente hemorragias cerebrales (infartos) y un mayor riesgo de padecer cáncer.

Innumerables estudios científicos han analizado la relación de sufrir cáncer con el colesterol. Por lo que es peligroso y malo para la salud buscar tener unos niveles bajos mediante una alimentación pobre en grasas o peor aún con medicamentos.

Además el colesterol es necesario para tener un nivel óptimo de vitamina D ya que el colesterol es su ingrediente básico, lo que explicaría  el vínculo entre una tasa baja de colesterol y cáncer; La carencia crónica de vitamina D puede favorecer los  tumores cancerígenos.

Durante cuatro años se llevó a cabo una investigación en el consumo de dos medicamentos contra el colesterol, la Simvatastina y el Ezetimibe. Las conclusiones fueron tajantes: los resultados en los pacientes que habían tomado ambos de forma conjunta, el riesgo de muerte por cáncer se había incrementado un 45%. Esto resultados sorprendentemente nunca se han tenido en cuenta.

 

Parte de este artículo está basado en una artículo de Juan-M. Dupuis (Jean-Marc Dupuis) redactor jefe del e-letter gratuito “Tener S@lud”.

Angel Salazar (angelsalamag@gmail,com)

Kinepharma

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español
  • Francés
  • Italiano