El ayuno

Desde que en mayo de 2010 salió en el periódico francés Le figaro la historia del  indio de 82 años Prahlad Jani que contó haber pasado más de 70 años sin agua ni comida, mucha gente ha empezado a interesarse por los beneficios del ayuno.

Jani que desde los 8 años comenzó una vida de monje errante, empezó un largo ayuno que llega hasta nuestros días. Su relato fue contrastado por un equipo de 35 científicos de la organización Defense Research & Development Organization de la India

El experimento que duró 15 días, contó con imágenes de resonancia magnética (IRM), análisis de sangre, mediciones sobre el estado del cerebro de Jani, y de su actividad cardíaca. El equipo de investigación no pudo encontrar ninguna prueba de que el yogui bebiera o comiera nada durante los 15 días del experimento. Los doctores dijeron que después de estar en ayuno durante dos semanas, el octogenario hindú estaba más saludable que una persona de 40 años.

La verdad es que en Europa ya desde principio del siglo XX se viene investigando y aplicando la terapia del ayuno. Estas investigaciones  se iniciaron en Rusia y Alemania, con excelentes resultados en pacientes con todo tipo de enfermedades, destacando el asma, las enfermedades  psiquiátricas, los cánceres o las enfermedades degenerativas.

Hace 60 años el Dr. Korsakov de Moscú permitió en contra de lo que se venía realizando habitualmente, que un paciente con desordenes mentales, que no deseaba comer, siguiera en ese estado. Los resultados fueron tan espectaculares, que en tres semanas el paciente se recupero totalmente y tuvo el alta, pudiendo volver a su vida normal.

El documental “El ayuno, una terapia nueva” de la cadena franco-alemana ARTE publicado en Marzo de 2012 da una idea clara de cómo se realizan estos ayunos y los controles que se realizan, también nos describe a través de sus protagonistas los fantásticos resultados que obtienen con las terapias de ayuno.

Hoy en día destacan a nivel de investigación el Instituto CNRS de Estrasburgo y el departamento de Medicina Naturista del Hospital Universitario «Charité» de Berlín a nivel de terapia son pioneros la clínica Goriachinsk en Rusia a pie del lago Baikal y la Clínica Buchinger en Alemania (1953) y Marbella (1973), que lleva más de 60 años tratando todo tipo de pacientes con excelentes resultados.

Proceso del Ayuno

En primer lugar hay que decir que el ayuno prolongado siempre debe realizarse con supervisión médica y que normalmente va de 5 días a tres semanas dependiendo de la gravedad de la dolencia, en ocasiones debe repetirse pasado un tiempo una segunda fase de ayuno.

El ayuno no es la cura, pero crea las condiciones esenciales para que el organismo pueda curarse por sí mismo, ya que todos los tóxicos que tenemos acumulados por la mala alimentación por el estrés, por la contaminación etc son removidos y eliminados.

Lo peor viene al segundo o tercer días que es lo que se conoce como la “crisis de acidosis”, el organismo acumula cuerpos cetónicos, esto no quiere decir que la reacción de la sangre sea acida, se trata en realidad de una disminución de la alcalinidad por eliminación de calcio y magnesio para neutralizar dichos cuerpos cetónicos. Esta fase se da cuando el cuerpo ha agotado las reservas de glucógeno y empieza a transformar las grasas en energía.

Según el Dr. Sergei Osinin neumólogo y que lleva más de 40 años estudiando el ayuno  en personas asmáticas, no ha tenido ni un solo incidente, constatando que las células del pulmón mejoran tras 12 días de ayuno al eliminar completamente la histamina responsable de la hipersecreción y del espasmo muscular.

Otros beneficios del ayuno son:

  • Ruptura de los malos hábitos alimentarios
  • Eliminación de la adicción a la comida, y a los tóxicos adictivos como café, tabaco, alcohol etc.
  • Desintoxicación depuración y limpieza del organismo
  • Perdida de peso, efecto rejuvenecimiento,
  • Incremento del poder del sistema inmunitario y mayor resistencia a las enfermedades, Reducción de las inflamaciones y del dolor,
  • Limpieza de los órganos emuntorios como el hígado, riñones, intestino, piel y pulmones Reducción de las alergias,
  • Mejoría de la piel (eczemas, psoriasis, urticarias, etc.),
  • Mayor agudeza de los sentidos (auditivo, visual y del gusto),
  • Mejora del estrés y del estado de ánimo en general y del sueño
  • Mayor claridad mental, concentración y memoria
  • Equilibrio emocional,
  • Mejora de las funciones  del aparato digestivo,
  • Eliminación del estreñimiento, reparación de la flora intestinal y eliminación de cándidas.

Y muchas otras.

En próximos artículos veremos cuál es el procedimiento más adecuado para introducirnos en este tipo de terapias y los pasos a seguir para ello.

Ángel Salazar Magaña (angelsalamag@gmail.com)

Kinepharma.

 

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español
  • Francés
  • Italiano