Influencia del hígado en el sistema circulatorio

El hígado es fundamental en el sistema circulatorio y en el corazón. Un hígado sano protege este sistema y es fundamental para desintoxicar y purificar la sangre venosa que llega a través de la vena porta desde el abdomen, páncreas y bazo. Además el hígado es responsable de metabolizar el alcohol y de desintoxicar el cuerpo de toxinas, tanto externas como internas, estas fundamentalmente son aquellas producidas por microorganismos: bacterias, virus o parásitos que tenemos en nuestro cuerpo.

Cuando el hígado como consecuencia de unos malos hábitos alimentarios y falta de hidratación, se sobrecarga de cálculos biliares en sus conductos o en la vesícula, éstos deforman la estructura básica de los lóbulos hepáticos. Esto ocasiona que los vasos sanguíneos que abastecen esa zona se curven y se produzca una reducción del suministro interno de sangre, por lo que la capacidad depurativa de este importante órgano se ve muy disminuida.

El resultado es una acumulación cada vez mayor de sustancias tóxicas en la sangre y el hígado. Esto puede ocasionar una obstrucción del flujo de sangre venosa al corazón, el resultados pueden ser arritmias o incluso ataques al corazón y un daño cada vez mayor al corazón y al sistema circulatorio en general.

Otra consecuencia de esto es que las proteínas de las células muertas y las proteínas que no han podido ser descompuestas, pasan a la sangre y se acumulan en las paredes de los vasos sanguíneos haciendo más difícil la circulación sanguínea y provocando que el cuerpo genere mayor número de glóbulos rojos aumentando el hematocrito. Por eso muchas personas con este problema presentan un tono rojo en la piel de cara y pecho.  Este espesamiento de la sangre hace que su circulación sea más lenta con lo que el riesgo de coagulación es mucho mayor.

Test y tratamiento

La formación de coágulos sanguíneos es uno de los principales factores de riesgo de ataque cardiaco o de sufrir una apoplejía. Dado que la grasa no puede coagularse este riesgo tiene su origen en la elevada concentración de proteínas en la sangre. Como ya vimos en otro de nuestros artículos del 11 de diciembre de 2013 “Ampolla de homocisteina”.  La Homocisteina (HC) es un aminoácido azufrado que provoca los pequeños coágulos que inician el daño arterial. Se estima que esta sustancia es cuarenta veces más fiable para determinar el riesgo de enfermedad cardiovascular que el colesterol. La encontraremos en un kit de enfermedades del sistema circulatorio.

Además habría otras ampollas como PCR, coagulación sangre, trombina, vitamina K que nos ayudarán a tener un diagnóstico muy certero de este problema. Pero en su origen podremos estudiar si el hígado está correcto con la ampolla de este órgano, la de cálculos hepáticos, conductos biliares o colecistitis que se encuentran en un kit de enfermedades de hígado y vesícula biliar.

Nuestra recomendación para que el terapeuta de a su paciente se resumen en:

  • Eliminar los principales tóxicos como es el café, tabaco alcohol o alimentos fritos entre otros.
  • Aumentar el consumo de agua de calidad y principalmente por las mañanas.
  • Disminuir la proteína a un 15-20% del total de la alimentación y si es posible eliminar la proteína animal, en especial la carne.
  • Tomar mucha fibra y verduras.
  • Tomar drenadores de hígado, como cardo mariano, diente de león, alcachofera, taurina etc.
  • Realizar una limpieza de hígado y vesícula biliar, según el método descrito por Hulda Clark o Andreas Moritz.

El resultado será un incremento inmediato de la salud de la energía y la vitalidad en la persona debido al mejor funcionamiento de este órgano tan importante.

Angel Salazar Magaña (angelsalamag@gmail.com)

Kinepharma.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.