Dieta depurativa para compensar los excesos de navidad

Como es lógico estas fiestas han sido para casi todos nosotros un poco “intoxicantes” desde el punto de vista alimentario, hemos comido demasiado y mal. También hemos abusado del alcohol, tabaco, grasas saturadas, fritos y azucares refinados, entre otros, además hemos comido demasiado en la cena, algo que nunca se debe hacer.

Nuestras células y nuestro aparato digestivo están al límite, hemos padecido estreñimiento al tener deshidratado el cuerpo. Esto es debido fundamentalmente a la falta de consumo de agua, al exceso de alcohol, la falta de fibra y las comidas con exceso de sal, ya que nuestra alimentación, ha consistido fundamentalmente en proteínas e hidratos de carbono, muchos de los cuales de alto índice glucémico.  También la falta de ejercicio o la toma de laxantes a la larga nos perjudicarán en la regulación del tránsito intestinal y hará perezoso nuestros intestinos.

Consecuencias

La mala alimentación y el estreñimiento crónico pueden llevar a numerosas enfermedades graves. Cuando las heces permanecen en el colon durante varios días, esta zona se vuelve tóxica y su toxicidad se difunde a todas las zonas del cuerpo, acumulándose principalmente en nuestros órganos más débiles, hay intoxicación celular. En el torrente sanguíneo, estas toxinas interfieren con la entrega de oxígeno a las células y a los tejidos de su cuerpo. Aumenta el daño celular y los radicales libres que dañarán aún más nuestros tejidos.

Además hay una sobre acidificación de la sangre y un exceso de carga para nuestro hígado y riñones, lo que disminuirá nuestras defensas y perjudicará nuestra salud.

Tratamiento

Recomendamos volver cuanto antes a los buenos hábitos, fundamentalmente los siguientes:

  • Aumentar el consumo de alimentos con mucha fibra, en especial ensaladas.
  • Evitar el exceso de proteína, realizando al menos una comida al día sin ella.
  • Dieta depurativa al menos un par de días, sin grasas ni proteinas y abundantes zumos vegetales y de frutas.
  • Evitar alimentos de alto índice glucémico, la sal, el café, tabaco, alcohol, chocolate y las grasas saturadas.
  • Comer semillas y cereales integrales sin refinar.
  • Evitar alimentos muy cocinados o fritos, en favor de alimentos “vivos”, es decir crudos o poco cocinados.
  • Masticar de 30 a 40 veces el alimento.
  • Beber mucho líquido especialmente agua de calidad (de 6 a 10 vasos diarios).
  • Beber agua 30 minutos antes de cada comida.
  • Hacer ejercicio o andar.

Y sobre todo evitar en lo posible los laxantes, ya que a largo plazo, provocan un efecto rebote.

Ángel Salazar Magaña (angelsalamag@gmail.com)

Kinepharma.

 

 

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español
  • Francés
  • Italiano