Beneficios de la kinesiología en niños

La kinesiología es una terapia natural que evalúa la respuesta de los músculos para detectar posibles desequilibrios en el organismo, con el fin de prevenirlos o corregirlos a tiempo. Para la kinesiología, mente y cuerpo están conectados interaccionando de manera conjunta. Esta técnica es tan suave y tan poco invasiva que también reporta grandes beneficios para los niños. Veamos cuáles son.

Qué es la kinesiología y para qué sirve

La kinesiología es una terapia física a menudo confundida con la fisioterapia. Aunque, por lo general, ambas disciplinas son consideradas como sinónimos, esto es un error. La kinesiología es una técnica manual que estudia el movimiento del cuerpo para, mediante la manipulación de los músculos, determinar posibles trastornos tanto físicos como emocionales. Mientras que la fisioterapia es un conjunto de métodos que incluye entre ellos el tratamiento manual (kinesiología) para promover la movilidad del cuerpo.

La kinesiología nació en los años 30. Sin embargo, no fue hasta los años 60 cuando se instauraron sus bases de la mano de George Goodheart, quien estableció que la kinesiología tenía en cuenta la totalidad del cuerpo humano, incluida la mente. Para ello, se utiliza un test muscular capaz de valorar la capacidad de respuesta de los diferentes músculos y su relación con los distintos órganos del cuerpo.

Kinesiología para niños

La kinesiología, como hemos dicho, es una terapia suave que puede aplicarse en niños. Esta disciplina es segura para personas de todas las edades, incluidos los más pequeños de la casa. Esta terapia ayuda a los niños a recuperar su equilibrio para mantenerse física y mentalmente sanos. Es más, la kinesiología ha demostrado ser realmente efectiva para:

  • Mejorar la concentración, el aprendizaje y la capacidad de memoria de los pequeños.
  • Reducir el estrés y la ansiedad en niños especialmente inquietos o nerviosos.
  • Aliviar las preocupaciones estructurales que conllevan dolor de cabeza, cuello y espalda, bruxismo, zumbido de oídos, mareos, etc.
  • Aumentar las horas de sueño y disminuir los problemas de insomnio o terrores nocturnos.
  • Disminuir las reacciones a los alimentos y otros alérgenos, ya que la kinesiología refuerza el sistema inmune de los pequeños.
  • Mayor capacidad para lidiar con las emociones y, por lo tanto, menor nivel de agresividad en los niños conflictivos.
  • Mejor rendimiento deportivo, gracias a la kinesiología que ayuda a los más jóvenes a progresar en su motricidad y equilibrio energético.

En definitiva, la kinesiología establece un diálogo directo con el cuerpo de los niños que ayuda a despertar a su “médico interno” a fin de mejorar su salud física, emocional y energética.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español
  • Francés
  • Italiano
  • Portugués, Portugal