Sep 23, 2019

Los beneficios de la hidroterapia para los problemas del Parkinson

Los trastornos motores como el Parkinson pueden ser tratados por medio de la hidroterapia. Un método basado en ejercicios acuáticos que ha demostrado ser una innovadora terapia de rehabilitación. Todo ello, sin movimientos bruscos y sin alteraciones que puedan dañar la calidad motora del paciente.

Por qué la hidroterapia mejora el Parkinson

Todo dependerá de la gravedad de los síntomas de cada persona. Sin embargo, un estudio ha demostrado que la hidroterapia alivia en mayor o menor grado el estado de los pacientes con Parkinson.

Lo cierto es que estamos ante un método de curación antiguo que se ha venido desarrollando con el paso de los años. Gracias a las investigaciones se ha ido evolucionando en el uso del agua para el tratamiento de enfermedades óseas, musculares y neurológicas.
Los ejercicios de hidroterapia capacitan a las personas para tener un mayor control sobre su cuerpo, siendo así más fuertes ante la enfermedad. No se ha demostrado que la hidroterapia termine al 100% con los síntomas del Parkinson, pero, sin duda, logra mejorar la calidad de vida de los pacientes. Sus principales beneficios son:

  • El agua caliente reduce el dolor y mejora el tono muscular. El cuerpo se relaja y la rigidez acaba por desaparecer.
  • La hidroterapia aumenta la fuerza y resistencia muscular. Los pacientes toman control de su propio cuerpo, permitiéndoles ser más independientes. La flotación y la ingravidez del agua son claves para estos resultados.
  • Los movimientos en el agua son mucho más lentos. Por lo tanto, se permite una retroalimentación sensorial más pausada, a fin de mejorar el control motor a la hora de caminar.
  • En el agua las barreras motoras desaparecen y los movimientos se vuelven mucho más ágiles mejorando así flexibilidad y postura de los pacientes.
  • El ejercicio en el agua mejora el ánimo de los pacientes, disminuyendo el riesgo de padecer depresión.
  • Gracias a los avances de cada persona, la motivación crece para lograr una independencia funcional mayor.

Todas estas ventajas se distribuyen dentro de un programa de ejercicios especialmente diseñado para personas con Parkinson. Cada entrenamiento habrá de ser previamente ajustado a las condiciones personales de cada paciente, sin forzar sus propios límites. Toda preparación funcional ha de incluir ejercicios, tales como:

  • Expresión facial.
  • Equilibrio.
  • Elongación.
  • Coordinación.
  • Aerobismo.
  • Postura.

Y ante todo mucha diversión. Todos estos ejercicios han de ser realizados siempre por un profesional y dentro de un entorno seguro.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español
  • Francés
  • Italiano
  • Portugués, Portugal