Prevenir la diabetes tipo II en kinesiología

En la terapia anti inflamatoria hay que buscar cuáles son los desencadenantes, los llamados triggers en inglés. Estos serán las toxinas exógenas, endógenas, las alergias, las disglucemias y los radicales libres. Por ello el intestino juega un papel fundamental en las alergias y en la inflamación.

En la diabetes tipo II un equipo de investigación dirigido por Gerald I. Shulman en la Universidad de Yale, en New Haven, Estados Unidos ha descubierto que la insulina suprime la producción de glucosa por el hígado mediante la inhibición de la descomposición de la grasa y que la supresión del proceso normal de inhibición de la producción de glucosa por parte del hígado, debido a la existencia de inflamación en el tejido adiposo (graso), produce un aumento de la producción de glucosa hepática e hiperglucemia.

Al principio sólo hay un aumento de insulina en sangre y no hay ningún tipo de síntoma, al menos una cuarta parte de la población sin azúcar en sangre y sin síntomas tiene elevada la insulina en sangre.

Con el paso del tiempo, si esto no es controlado se generará un proceso inflamatorio que afectará al hígado, aumentando los ácidos grasos libres, los triglicéridos y el colesterol en sangre, aparte de un aumento de la tensión arterial y problemas cardiovasculares. Otra de las consecuencias es la inhibición de la producción de la DHEA (deshidroepiandrosterona) hormona que producen las suprarrenales,  lo que provocará un aumento del cortisol y de la oxidación en el hígado.

¿Cómo vamos a evitar el aumento de la producción de insulina?:  fundamentalmente interviniendo sobre los receptores hormonales de la insulina, para intentar repararlos y que funcionen correctamente. En ello va a jugar un papel muy importante el ejercicio, la dieta y todo lo que afecte a la membrana celular como los ácidos grasos esenciales, el zinc, la vitamina e, el cromo, el magnesio, el ácido alfa-lipoico etc.

¿Pero cómo testamos esto si la insulina está alta?:  poniendo su ampolla en el paciente va a dar un AR. Si la glucosa ya está elevada en sangre por supuesto también dará un AR. Además debemos ir buscando problemas de trastornos metabólicos, ya que nos puede guiar y como hemos visto anteriormente puede haber falta de hormonas sexuales, exceso de cortisol y en especial falta de DHEA.

Ángel Salazar Magaña

Kinepharma.

 

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español
  • Francés
  • Italiano