Jul 29, 2016

Helioterapia y los beneficios terapéuticos del sol

Helioterapia y los beneficios terapéuticos del sol

La Helioterapia es un método curativo que consiste en exponer el cuerpo o una parte de él a la acción de los rayos de sol, para adquirir sus efectos beneficiosos o curativos.

Todos somos conscientes de la imprescindible presencia del sol para la vida, pues de su energía dependen  todos los seres vivos, por tanto resulta incuestionable su capacidad terapéutica.

A principios del S. XIX, se reconocen las propiedades terapéuticas de los rayos solares y comienzan a utilizar los baños de sol como parte del tratamiento de un amplio abanico de enfermedades, complementados con el aire del mar o de la montaña.

En la actualidad, si bien se reconoce la acción beneficiosa del sol, también se destacan sus efectos perjudiciales en caso de excesiva exposición. Por tanto, aunque todos tenemos la posibilidad de disfrutar de esta terapia tan saludable, es necesario tomar medidas para gozar de sus beneficios minimizando sus riesgos.

Los rayos solares están constituidos por radiaciones de distinta longitud de onda, con distintas capacidades energéticas, lo cual se puede observar cuando se contempla el arco iris. Los distintos colores, desde el rojo hasta el violeta, forman el espectro visible de la luz solar, pero además existen radiaciones no visibles con longitudes de onda situadas por debajo del rojo –  las infrarrojas, o por encima del violeta – las ultravioletas.

Las radiaciones infrarrojas, son las responsables del efecto térmico del sol, por su elevado poder calorífico. Mientras que las radiaciones ultravioletas, son las responsables del aumento de pigmentación y, por  tanto, las responsables, también, de los efectos perjudiciales en nuestra piel.

Para evitar la aparición de quemaduras, la exposición al sol debe ser progresiva, en sesiones breves los primeros días y preferentemente a primera o última hora, cuando la intensidad del la radiación solar es menor. En las sesiones siguientes puede aumentarse el tiempo de exposición, pues la piel ya ha tenido tiempo para prepararse mediante la producción de melanina.

Entre los innumerables beneficios, destaca su importancia para la producción de vitamina D, la cual ingerimos en forma de precursores con muchos alimentos vegetales, y que necesitamos para la calcificación de los huesos y un correcto metabolismo del calcio y del fósforo en el organismo.

vitamina D del sol

La carencia de vitamina D produce el conocido raquitismo, enfermedad en la que los huesos largos se curvan, debido al peso del cuerpo, en niños en edad de crecimiento. En adultos se produce una fragilidad ósea que facilita la aparición de fracturas ante traumatismos mínimos.

El sol también es importante para la regulación del sistema nervioso vegetativo y para la producción de muchos tipos de hormonas, cuya elaboración depende de glándulas fuertemente influidas por la alternancia de ciclos de luz y oscuridad.

También influye en nuestro carácter y en su humor, habiéndose observado un mayor índice de depresión en personas que viven en zonas del planeta donde se recibe poca luz solar, o donde suele hacer mal tiempo.

La helioterapia es beneficiosa para tratar problemas reumáticos, en los que repercuten negativamente las temperaturas frías y la humedad, está recomendada para tratar trastornos metabólicos (raquitismo, obesidad y gota),  para mejorar la psoriasis, fundamentalmente en sus formas eritematosas escamosas evolutivas, abscesos cutáneos o para cicatrizar heridas. Y, lógicamente, está indicada en el tratamiento de problemas óseos, como la osteoporosis o la tuberculosis osteoarticular, ganglionar, peritoneal y cutánea.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español
  • Francés
  • Italiano