Identificación de metales pesados en el organismo

La acumulación de metales pesados en el organismo es un problema cada día más común y no se puede detectar con un análisis de orina o de sangre, a menos que estén un estado transitorio. Los metales pesados se acumulan en el cuerpo en la grasa o en los huesos principalmente.

Los órganos más afectados por metales pesados son:

  • Riñón
  • Hígado
  • Cerebro

Y en segundo orden de importancia:

  • Hueso
  • Tiroides

Hay dos músculos para testar los metales pesados:

  • Pectoral mayor clavicular (el 99% de las veces da positivo).
  • Psoas (el 100 × 100 de las veces da positivo).

El test con la kinesiología holística se hace tirando de los brazos pero cruzándolos. Si esto provoca un AR (Arm Reflex) significa que la persona tiene metales pesados. La ampolla general que marca la existencia de metales pesados es la Mercurius solubilis a la 30DH, que está incluida en un test básico.

Ahora deberíamos comprobar que metal es el que provoca la intoxicación. Los metales más corrientes, (en un 99% de todos los casos) son:

  • Plomo (Pb)
  • Mercurio (Hg)
  • Aluminio (Al)
  • Arsénico (As)
  • Cadmio (Cd)
  • Níquel (Ni)
  • Cobre (Cu)

Para testar estas toxicidades se utiliza un kit de toxinas. Una vez que hemos determinado que metal en concreto es el que está afectando, tenemos que averiguar qué órganos están afectados. En el 99% de los casos serán el riñón, el hígado o el cerebro.

Test de órganos afectados

Para testar los órganos donde se acumulan los metales pesados se tocan los neuro linfáticos (NL) o se pone el filtro de los órganos:

  • Riñón: Sus NL están a 1″ hacia arriba y 1″ hacia los lados del ombligo.
    Hígado: Sus NL están en el hemitórax derecho, entre las costillas cinco-seis, desde el pezón hasta el esternón.
  • Cerebro: Sus NL están debajo de la apófisis coracoides, en una línea de varios puntos, a ambos lados.
  • Tiroides: entre las costillas dos-tres, junto al esternón.
  • Hueso: debemos hacerlo con el filtro o ampolla.

Ahora sencillamente tocando el punto NL correspondiente a cada órgano podré identificar donde se encuentra. Cuando al tocar ese punto desaparezca el AR marcará el órgano donde se encuentra el metal pesado.

El tratamiento vendrá determinado por la profundidad de la toxicidad y de la contaminación que tiene el paciente.

En casos muy severos utilizaremos homeopatía como el EDTA (ácido etildiaminotetraacético) o el DMPS (dimercapto-propano sulfonato) o el DMSA (ácido dimercaptosuccinico), en casos menos graves o intermedios se utilizará oligoelementos como el selenio o el azufre y medicina ortomolecular como aminoácidos azufrados o compuestos como el MSM o el ajo, en casos de una contaminación menor utilizaremos ya plantas o algas como la clorella o el gengibre.

Los drenadores homeopáticos cómo el solidago, berberis, galium, toex y otros pueden ser fundamentales en las primeras etapas de detoxificación para limpiar hígado, riñón y cerebro.

Angel Salazar (angelsalamag@gmail.com)

Kinepharma.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español
  • Francés
  • Italiano