Sistema neurovegetativo simpático y parasimpático

El sistema neurovegetativo (SNV) o nervioso autónomo (SNA) consta de un componente central y otro periférico. Las estructuras más importantes del componente central son el hipotálamo y la corteza cerebral frontal. El componente periférico consta de una división motora eferente y de una división sensitiva aferente.

Los nervios motores del sistema neurovegetativo se han dividido en dos componentes el componente parasimpático o cráneo-sacral y el componente simpático o toraco-lumbar.

El sistema nervioso vegetativo tiene dos grandes funciones:

  • El simpático que nos prepara para hacer algo, nos pone en alerta suprimiendo todo lo que no necesitamos en aquel momento, en esta situación tendremos más fuerza y haremos cosas que no las podemos hacer en situaciones normales. En un ataque de pánico responde el simpático.
  • El parasimpático, nos prepara para relajarnos, para volver a cargarnos de energía. Es el momento de la regulación y el reequilibrio.

Lo normal es que ambos sistemas estén regulados. Pero en personas que están habitualmente estresadas y nunca se relajan, siempre están simpaticotonicos y nunca vagotónicos. Todo lo que pasa en nuestro cuerpo ocurre por una influencia del simpático o del parasimpático.

La estimulación parasimpática es principalmente colinérgica y libera acetilcolina en las terminaciones nerviosas. El componente parasimpático es esencialmente un sistema anabólico, debido a que está dirigido a la preservación, acumulación y almacenamiento de las energías corporales. Al dormir disminuyen simpático y aumentar parasimpático.

La estimulación simpática es principalmente adrenérgica, libera adrenalina y noradrenalina en las terminaciones nerviosas. El efecto general del sistema nervioso simpático es catabólico, debido a que causa gasto de energía corporal e inhibe la ingesta y la asimilación de los principales nutrientes.

Por tanto el esfuerzo muscular, el estrés psicológico, la rabia, el miedo, estimulan la liberación en sangre de adrenalina y noradrenalina por parte de la glándula suprarrenal.

Es muy importante el equilibrio entre ambas funciones, ya que si por ejemplo tenemos el simpático alto disminuirá el parasimpático y estaremos alterados. Este desequilibrio en uno u otro, produce alteraciones en algunos órganos del paciente que lo desequilibrarán:

  • Un simpático alto implica que el paciente sufra: taquicardia, ansiedad, tics nerviosos, midriasis, espasmos, insomnio, sequedad de boca y de nariz.
  • Un parasimpático alto implica que el paciente puede tener: astenia, mareos, hipotensión arterial, salivación nocturna, rinitis.

La información entra el cuerpo humano por los sentidos y su procesamiento por el cerebro produce sentimientos. Cuando éstos sean positivos van bien al ser humano, cuando sean negativos y se puede expresar también van bien, pero cuando no se pueden expresar o compartir nos producen emociones que alteran. Si el cuerpo recibe la emoción como algo negativo patológico puede dar tres respuestas:

  • Una respuesta del sistema neurovegetativo que comporta cambios en los neurotransmisores.
  • Una respuesta endocrina; cuando la emoción es negativa se produce más adrenalina.
  • Una respuesta inmunitario deficiente que comporta la bajada de anticuerpos y otros elementos defensivos.

Esas tres respuestas juntas es lo que medicina se llama respuesta neuro-inmuno-endocrina por tanto es muy importante expresar y compartir las emociones negativas, pues de lo contrario acabarán desequilibrando estos tres sistemas.

Test

Para ver el desequilibrio en el en el sistema neurovegetativo, tenemos una ampolla formada por dos sustancias, hipotálamo a la 4DH e hipófisis a la 4DH, esta ampolla es la de distonía vegetativa y la podemos encontrar en  un Test básico.

Para ver si existen emociones negativas que afectan al paciente podemos utilizar un kit de emociones negativas, también podemos comprobar la existencia de un desequilibrio hormonal con un Test de sistema endocrino, en donde podemos ver si hay un exceso o carencia de neurotransmisores y hormonas.

En próximos artículos veremos cómo tratar estas deficiencias y como las carencias de ciertas vitaminas y aminoácidos pueden afectar al funcionamiento del sistema neurovegetativo causando alteraciones de memoria, sueño y nerviosismo por el desequilibrio entre simpático y parasimpático.

 

Ángel Salazar Magaña (angelsalamag@gmail.com)

Kinepharma

1 Comment

  • Muy buen artículo pero sería necesario determinar cuales son los suplementos necesarios para equilibrar el sistema neurovegetativo en sus dos vertientes cuando está simpaticotónico y cuando está vagotónico.
    Un saludo

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español
  • Francés
  • Italiano