Proteína animal vs proteína vegetal

Entendiendo DIGESTIBILIDAD como la facilidad de un alimento para ser digerido, la proteína animal, es más digestible que la proteína vegetal. Tiene un alto contenido en aminoácidos esenciales y una buena asimilación del hierro en su ingesta. La proteína vegetal es menos digestible. Hay que saber cocinarlas y combinarlas con los hidratos de carbono de buena calidad para aprovechar sus nutrientes sin que ocasionen desequilibrios. Se combinan cereales integrales con legumbres en proporción 3 partes de cereal y 4 de legumbres, según la Alimentación Energética y 1 parte de legumbres por  3 de cereal según la Macrobiótica, obteniendo así un alto valor proteico. Se recomienda testar la proporción a cada paciente.

La proteína animal requiere un alto consumo de energía y minerales para su digestión, mientras que la proteína vegetal se digiere con menos esfuerzo. La proteína vegetal tiene un alto contenido en minerales y vitaminas que no producen tanta «acidez biológica» una vez metabolizada. La proteína animal requiere de minerales para su metabolización, contiene muy pocos minerales, vitaminas, fibra y antioxidantes.

La digestión de la proteína animal produce putrefacción en los intestinos en lugar de la fermentación y ello contribuye a la pérdida de la flora intestinal buena (Bacillus Acidophilus), la vegetal no, son proteínas «limpias». La proteína vegetal tiene mayoritariamente grasa insaturadas y la proteína animal contiene muchas grasas saturadas que se convierten fácilmente en colesterol.

La proteína animal contiene altos niveles de ácido úrico por su alto contenido en aminoácidos. Al no ser todos utilizados, estos pasan a ser tóxicos al convertirse en Urea. La proteína vegetal no produce tanto tóxico, por tanto no sobrecarga el hígado ni los riñones. Además la proteína animal contiene antibióticos, hormonas, pesticidas, herbicidas, y conservantes que intoxican nuestro cuerpo.

A nivel energético, la proteína animal produce un efecto de contracción y bloqueo muy importante a todos los niveles. Cada paciente es diferente y, pese a todo lo dicho, hay personas que se recuperan con un estilo de dieta basada en proteína animal, como la Paleodieta. Hablaremos de esto en otra ocasión.

Con un Kit de Alimentos para testar al paciente se puede determinar si a nuestro paciente, por sus características especiales, le conviene más la proteína animal o la vegetal, pudiendo afinar más, determinando por ejemplo si la proteína animal que requiere es carne de ave, por ejemplo, que es más digestible que la carne de vacuno o le favorecerían las de origen vegetal.

Nosotros como ya vimos en artículos anteriores de Kinepharma «El espesamiento de la sangre» del 23 de Julio de este mismo año, en general recomendamos la ingestión de muy poca proteína, menos del 20% del total de lo ingerido y en la mayoría de las ocasiones proteína derivada de los alimentos vegetales que consumimos, notaremos un cambio notable en nuestra calidad de vida.

Maria Josefa Obiol Saiz.

Kinesióloga y colaboradora de Kinepharma.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español
  • Francés
  • Italiano