Dermatitis herpetiforme en kinesiología

Dentro del segmento de las alergias existe una afección asociada, que si bien no siempre tiene una relación alérgica directa, si que tiene una clara y nítida asociación, que no es popularmente conocida y que supone un importante problema para quien lo sufre, estamos hablando de la Dermatitis Herpetiforme o Enfermedad de Duhring.

¿Qué es la dermatitis herpetiforme y cómo se produce?

La dermatitis herpetiforme es una afección que se manifiesta mediante una erupción cutánea extremadamente pruriginosa y que toma forma con la presencia de numerosas ampollas y protuberancias en la zona afectada. Se puede presentar en múltiples zonas del cuerpo como los codos, las rodillas o la espalda entre otros.

Los factores que dan pie a esta afección, no se conocen del todo, si bien es conocido que las personas celíacas o que muestran una determinada sensibilidad al gluten en el intestino delgado muestran una amplia predisposición a ello.

La relación con el gluten y su lógica afección intestinal induce a pensar su claro origen en la alteración de la permeabilidad de la membrana intestinal y por tanto a problemas de autoinmunidad. Recordemos nuestro articulo del 8 de diciembre: “Intestino permeable en el proceso inflamatorio”. “Las toxinas pasan a través de las de las células como metales pesados, insecticidas, pesticidas, etcétera y también las bacterias produciendo infecciones además pueden pasar moléculas de gran tamaño procedentes de la alimentación lo que dará lugar a la formación de anticuerpos que producirán alergias o enfermedades autoinmunes”.

Esta afección es una enfermedad transversal en lo que se refiere a género, es decir, se presenta tanto en hombres como en mujeres y tiene especial incidencia en las personas mayores de veinte años, si bien también pueden presentarse casos de ella en niños.

Hay posible complicaciones relacionadas con las tiroides y cáncer intestinal, por lo que es extremadamente recomendable que cualquier persona que se encuentre aquejada por esta afección se someta a exhaustivos controles para descartar que tiene otras enfermedades que pudieran resultar de un modo u otro relacionadas.

Test y Tratamiento

Tendremos que buscar la alergia alimentaria, causticum D30 y en especial las intolerancias al gluten y lácteos, esto podremos verlo con un test de alimentos. Además veremos los problemas de intestino, y por tanto las ampollas de intestino delgado, mucosa intestinal, sistema inmunitario intestinal y disbiosis.  Como dijimos antes puede haber problemas de metales pesados que agraven la situación, por tanto si nos aparece esta información, lo primero será tratar este problema junto a los problemas intestinales.

El tratamiento de la misma en todos los casos suele ir relacionado con el control dietético de la dieta ingerida y ciertos alimentos. Destacaríamos los siguientes grupos:

  • Gluten: Muy efectiva, pudiéndose en muchos casos eliminar, los síntomas de la dermatitis herpetiforme,
  • Lácteos: En combinación de una dieta sin gluten es más efectiva.
  • Alcohol, tabaco.

Si vemos que a pesar de esta dieta persisten los síntomas, será necesario someterse a una dieta de eliminación o a una prueba de alergias alimentarias para determinar la hipersensibilidad a otros alimentos. Puede ser que haya una intoxicación por metales pesados que agrave este problema por tanto debemos mirar este aspecto, antes de prescribir un tratamiento en donde la alimentación supondrá más de un 50% de la solución. Un habito muy importante y necesario es que el paciente mastique muy bien la comida, las enzimas que se aportan en la masticación son fundamentales para mejorar la digestión de todas las sustancias.

Suplementos beneficiosos para la dermatitis herpetiforme

  • Vitamina E: Es un antioxidante muy importante para la piel.
  • Complejo B: promueve la circulación y una piel sana.
  • L-glutamina: Favorece la reparación de la membrana intestinal.
  • Ácidos Grasos Esenciales : Omega 3, 6, 9: proporciona lubricación de la piel y ayudan a retener el agua. Además beneficia los problemas de permeabilidad de la membrana intestinal.
  • Vitamina C: Antioxidante y favorece la curación de las lesiones.
  • Coenzima Q10: ayuda a eliminar toxinas y aumentar la energía.
  • Acidophilus Lactiobacilus: ayuda a regenerar la flora intestinal.
  • Polvo de pomelo: para aliviar las heridas.
  • Sales de Shussler: nº 1. Calcarea Fluórica y nº 11 Silicea.
  • Formulas de antioxidantes, vitaminas y minerales: Para prevenir posibles carencias.

 

Angel Salazar (angelsalamag@gmail.com).

Kinepharma.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español