Qué es el síndrome metabólico

Es una de las principales causas de inflamación provocada por desarreglos en el metabolismo del azúcar.

Hay un aumento de la insulina en sangre debido en casi todos los casos a un mal funcionamiento de los receptores de la insulina. Como es bien sabido la insulina es la responsable del transporte de la glucosa dentro de la célula, por tanto si esos receptores no funcionan bien no habrá una entrada óptima de glucosa en la célula y pronto aumentará el nivel de glucosa en sangre. En un primer momento parecerá todo normal ya que habrá un aumento de la insulina en sangre pero no de glucosa y por tanto ese síntoma que es el más controlado no aparecerá hasta pasado un tiempo.

Este problema aparece hoy en día en casi una cuarta parte de la población, gente que no tiene el azúcar elevada pero que tiene un exceso de insulina, esto si dura llevará a un exceso de glucemia y los problemas que esto conlleva.

Veamos el proceso a partir de un fallo en los receptores de insulina y que acaba con un proceso inflamatorio. El hecho es que el aumento de insulina en sangre va a producir un aumento de los ácidos grasos libre en sangre y colesterol, con lo que el hígado a su vez se va a ver afectado por este hecho. Por ello se habla de síndrome que acaba con aumento de presión arterial, colesterol, triglicéridos etc.

Sindrome metabólico

Otra consecuencia del aumento de la insulina en sangre es que esto va a inhibir la producción de DHEA (Deshidroepiandrosterona producida por las glándulas suprarrenales) produciéndose más Cortisol lo que va a repercutir de nuevo en más oxidación a nivel de hígado.

Estos dos procesos en paralelo llevan a un aumento de la oxidación hepática y por tanto a un aumento de los radicales libres.

¿Cómo podemos evitar el aumento de la producción de insulina? Solamente interviniendo sobre los receptores hormonales de esta para intentar repararlos y que vuelvan a funcionar bien.

Lo primero que debemos hacer es testar el problema

Para ello si la insulina esta alta en el cuerpo, al poner la insulina en el aparato o directamente en el cuello del paciente nos va a dar AR. Si además tiene exceso de glucosa  al poner la ampolla de glucosa también te dará AR. Pero la detección de exceso de glucosa es relativamente fácil los análisis inmediatos se pueden hacer hasta en una farmacia, sin embargo la detección de la insulina alta es más complicado y no hay muchos síntomas que nos hagan sospechar de ellos. Solo quizás personas en las que observemos algún tipo de problema inflamatorio o metabólico deberíamos pensar en hacerles un test.

¿Cómo hacemos la terapia para tratar los receptores de insulina?

Volviendo a la terapia de los receptores de la insulina. Sabemos que los receptores son en realidad parte de las membranas celulares, por ello van a responder muy bien a los ácidos grasos esenciales de tipo Omega-3, y en especial DHA que es el Ácido Decohexanoico. Otros suplementos que pueden contribuir mucho a la mejora de este desarreglo es el Ácido alfa-lipoico (ó acido tiótico) el Magnesio y la Vitamina E, está ultima potencia los efectos en general de los ácidos grasos esenciales.

Hay que testar también el Cromo, preferentemente en forma de Picolinato o de oligoelemento ya que es importantísimo en todos los trastornos de glucemia porque aumenta la eficacia de la insulina. También será fundamental una dieta saludable con pocas grasas saturadas, productos ecológicos, frutas y verduras, evitando el azúcar, alcohol, el tabaco y los excitantes en general y la suplementación con antioxidantes, evitando todos los productos que den más alergias y por tanto inflamen como la leche, mariscos, harinas refinadas, etc.

Ángel Salazar

Kinepharma.

1 Comment

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Español